jueves, 2 de julio de 2009

Critica y autocritica

Es una palabra que suena muy bien pero es un ejercicio muy difícil. Criticamos sin problema cualquier actitud del vecino sin ponernos en su lugar y encontramos montañas de “justificaciones” para nuestro comportamiento. Nos disculpamos pero no disculpamos.
Uno de los orígenes de nuestra crítica es el suponer la intención del criticado. La mala intención por supuesto. Yo nunca tengo mala intención pero tú…
Si bajáramos un poco la guardia respecto a los demás y fuéramos más exigentes con nosotros mismos, el Mundo sería más habitable

No hay comentarios: