viernes, 11 de septiembre de 2009

De Pablo Milanes en el 11 deseptiembre...

Yo pisaré las calles nuevamente
de lo que fue Santiago ensangrentada
y en una hermosa plaza liberada
me detendré a llorar por los ausentes.

Yo vendré del desierto calcinante
y saldré de los bosques y los lagos
y evocaré en un cerro de Santiago
a mis hermanos que murieron antes.

Yo unido al que hizo mucho y poco
al que quiere la patria liberada
dispararé de las primeras balas
más temprano que tarde sin reposo
retornarán los libros las canciones
que quemaron las manos asesinas
renacerá mi pueblo de su ruina
y pagarán su culpa los traidores.

Un niño jugará en una alameda
y cantará con sus amigos nuevos
y ese canto será el canto del suelo
a una vida segada en La Moneda.

Yo pisaré las calles nuevamente
de lo que fue Santiago ensangrentada
y en una hermosa plaza liberada
me detendré a llorar por los ausentes.

lunes, 7 de septiembre de 2009

Timidez

Soy tímido y me defiendo de la timidez con la valvula de escape del humor. Pero, quizás desde los 70, comencé a cambiar. Antes sólo o casi sólo mostraba mis afectos con los hechos. Ahora necesito hechos y palabras: decir “te quiero” y besar. Valoro como nunca cualquier demostración de afecto, estoy tierno como una mantequada de la tierra de Anjana mojada en leche de mi tierra… y así me siento mejor con mi familia, con mis amig@s y conmigo mismo. Me desnudo ante vosotr@s sin vergüenza y siento el calor de vuestras miradas.
Marilina y mis hijas dicen que esto de escribir en internet ha hecho que me abra y me ha venido muy bien. Y es que Marilina es testigo de esos cafés donde me siento tan feliz. Gracias a tod@s

jueves, 3 de septiembre de 2009

Trascripcion

Un joven novicio llega al monasterio. La tarea que se le asigna es la de ayudar a los otros monjes a transcribir los antiguos cánones y reglas de la Iglesia. Se sorprende de que esos monjes efectúen su labor a partir de copias y no de los manuscritos originales.
Va a ver al padre abad, le explica que si alguien hubiese cometido un pequeño error en la primera copia, ese error se propagaría a todas las copias posteriores.
El padre abad le responde:
-Hace siglos que procedemos así, que copiamos a partir de la copia precedente, pero tu puntualización es buena, hijo.
A la mañana siguiente, el padre abad desciende a las profundidades del sótano del monasterio; una cava donde están preciosamente conservados los manuscritos y pergaminos originales, donde hace siglos que nadie ha puesto los pies, ni los cofres que los contienen han sido tocados.
Se pasa allí la mañana entera, después la tarde, después la noche, sin dar señales de vida. Las horas pasan y la preocupación crece.
Hasta el punto en que el joven novicio se decide a ir a ver qué es lo que pasa.
Baja y encuentra al padre abad completamente ido, las vestiduras desgarradas, la frente ensangrentada, golpeándose sin parar la cabeza contra los venerables muros.
El joven monje se precipita sobre él y le pregunta:

- Padre abad, Padre abad, ¿qué le sucede?

- ¡AAAAAAAAAAAHHHHHH! ... ¡¡¡Qué pelotudos!!! ....
¡CARIDAD!!!!... ¡CARIDAD!!!!... ¡Eran votos de "caridad"... no de "castidad"!