domingo, 6 de diciembre de 2009

Sin rencor

No te hagas daño a ti mismo. Perdonar es poder volar sin lastres que te aten al rencor. Si no perdonas, seguirás esclavo de quien intentó hacerte daño. Si perdonas, habrás logrado la victoria sobre ti y sobre tu ofensor.
Ayer un buen amigo me pidió que entrara en aquella página de la que me fui hace ya tiempo. Él quería que viera una aportación suya y la leí. Tambien comprobé cómo personas amigas siguen entrando con un masoquismo digno de mejor causa. ¿Qué ganan con eso? Son personas adultas y yo no soy quien para decirles lo que deben hacer. Es su opción libre y así es la vida.
En esa página os conocí a la mayoría de vosotros y por eso le estoy agradecido. Tambien conocí a lo que, usando un latinajo, podría llamar “gente non sancta”. Y cualquiera de vosotros pesa más en mi vida que todos ellos y creo que haber pagado el precio de tanto insulto y maldición es un precio barato. Leeros en nuestros foros es un goce que tengo cada día.

1 comentario:

TIKAL dijo...

Sí amigo Andrés: Leer en tu foro no deja de ser un placer. Cada cual opina según su sentir, pero siempre con las palabras medidas. Hace mucho también dejé, como lo habían hecho otros, una página que al final se me hizo insostenible. Más tarde tuve la suerte de estar en tu foro donde expreso respetuosamente mi forma de entender y exponer mis sentimientos. Muchas gracias por tu foro y por tu amistad.