jueves, 14 de enero de 2010

Temia...

No sé de quien es pero me gusta
Temía estar solo, hasta que aprendí a quererme a mi mismo.
• Temía fracasar, hasta que me di cuenta que únicamente fracaso si no lo intento.
• Temía lo que la gente opinara de mí, hasta que me di cuenta de que de todos modos opinarían de mí.
• Temía que me rechazaran, hasta que entendí que debía tener fe en mi mismo.
• Temía al dolor, hasta que aprendí que éste es necesario para crecer.
• Temía a la verdad, hasta que descubrí la fealdad de las mentiras.
• Temía a la muerte, hasta que aprendí que no es el final, sino más bien el comienzo.
• Temía al odio, hasta que me di cuenta que no es otra cosa más que ignorancia.
• Temía al ridículo, hasta que aprendí a reírme de mi mismo.
• Temía hacerme viejo, hasta que comprendí que ganaba sabiduría día a día.
• Temía al pasado, hasta que comprendí que no podía herirme más.
• Temía a la oscuridad, hasta que vi la belleza de la luz de una estrella.
• Temía al cambio, hasta que vi que aún, la mariposa más hermosa necesitaba pasar por una metamorfosis antes de volar.
• Hagamos que nuestras vidas cada día tengan mas vida y si nos sentimos desfallecer no olvidemos que al final siempre hay algo más.
• El amor ahuyenta el miedo y, recíprocamente el miedo ahuyenta al amor. Y no sólo al amor el miedo expulsa; también a la inteligencia, la bondad, todo pensamiento de belleza y verdad, y sólo queda la desesperación muda; y al final, el miedo llega a expulsar del hombre la humanidad misma.

No hay comentarios: