lunes, 16 de agosto de 2010

German Tavo y El Colon

A la espalda del Tenderete de la Chucha estaba Casa Tavo, una tienda de comestibles y ultramarinos. Y no lejos estaba el Colon, un café bar restaurante regentado por Maruja y Germán, una deliciosa pareja. Ella era una gran cocinera y supongo que lo seguirá siendo pero, como vendió el local a un banco y se retiró, no puedo confirmarlo.
El marido de Maruja, Germán, escanciaba la sidra como nadie porque era muy alto y la sidra recorría mucho trayecto antes de llegar al vaso. No solo escanciaba bien; también sabia entonar canciones populares. En eso de cantar le acompañaba Tino Carrión que tenía una sidrería y una esposa pero… a las 9 cerraba la sidrería, metía en la cama a su esposa y se iba a divertir al Colon.
En ocasiones la ingesta de sidra sobrepasaba ciertos límites. Así que también Germán dejaba el negocio en manos de su mujer y se iba con Tino y un personaje digno de estudio a una casa de…. Bueno ya me entendéis.
Este tercer personaje era UNA MUJER que trabajaba en una farmacia del pueblo. Era más ancha que alta y su voz era más grave que la de Mimí. No conocí a nadie que bebiera mas copas de coñac por hora que ella. Nunca supe cómo se llamaba porque para todo el mundo era La Gorda.
La mujer de Tavo se llamaba Fina y los martes por la tarde tenía sesión de manicura en la cocina de Maruja, la del Colon. Afortunadamente la distancia a los fogones era suficiente para que no corriéramos el riego de encontrarnos uñas con rape.
Fina explicaba así el nombre de su marido:
“El llamar, llámase José Justavo pero en la mili les dio en llamarle Tavo y Tavo quedó” (La jota de Justavo no es una falta de ortografía; es la forma de pronunciarlo que tenía Fina).
Maruja tiene una hija, Rosi, que es bibliotecaria del Ayuntamiento y que fue la primera boda lesbiana que se celebró en el pueblo. Afortunadamente este es un pueblo abierto y ni Rosi ni su pareja recibieron ningún rechazo.
En cambio la que si tuvo problemas fue Mavi, la hija de Fina y Tavo.
Mavi se caso con un empleado del Banco Herrero; Marilina y yo asistimos a la boda.
A la vuelta del viaje de novios Marilina le preguntó a su madre y esta fe la respuesta que reproduzco según la forma de hablar que tenemos por aquí y que no será difícil de traducir:
- ¡Ay fía del alma! Él amóntala tres y cuatro veces y ella como es estrecha, pásalo muy mal.
Esto sucedió hace mas de 30 años pero cada vez que vemos a Mavi por el pueblo, recuerdo la montura.
Ya veis que en este pueblo hay personajes dignos de ser protagonistas de una novela. Tambien los lugares de esparcimiento tienen nombres originales: “El perru coxu”, “El santo grial”, “La nui”, “El rinconín”, “El cafetín”, “”El dos de copas”, “La petaca”, “La KGB”, “El Otro” son algunos de sus nombres.

No hay comentarios: