jueves, 26 de agosto de 2010

LA PRENSA DEL TARDOFRANQUISMO Y OTROS RECUERDOS

La Dictadura se desmoronaba y en algunos periódicos se podía leer entre líneas lo que era comentario abierto en las redacciones. En Madrid había tres diarios matinales que atendían a los siguientes sobrenombres: La Casa, la Santa Casa y la Casa de Putas. La Casa era ABC la Santa era el diario Ya perteneciente a los propagandistas católicos y la tercera era el órgano oficial de la prensa del Movimiento, que salía a la calle con el nombre de Arriba y el yugo y las flechas de la Falange orlando su cabecera. La llamada Prensa del Movimiento tenía un diario en cada Provincia además de una o más emisoras de radio. Alguna provincia como Asturias, tuvo dos periódicos del Movimiento porque antes de la Dictadura el PSOE tenía dos diarios que fueron confiscados y puestos a disposición del Régimen. Claro que les cambiaron los nombres y pasaron a llamarse La Nueva España (¡qué sarcasmo!) y Voluntad.
En este tiempo Manuel Fraga Iribarne ejerce (nunca mejor dicho) de Ministro de Información y Turismo. A este caballero lo tuve de Catedrático de Teoría del Estado a finales de los 50. Llamar Teoría a lo que explicaba, suena a sarcasmo. Él era un “magnifico” maestro. Lo llamábamos el abominable hombre de las 9, hora en que comenzaba su clase y el bedel tenía orden de cerrar la puerta del aula y nadie podía entrar después de esa hora. Nadie supo a qué hora llegaba don Manuel. Yo hice la prueba de llegar a las 8:30 y ya estaba llenando la pizarra con el esquema de lo que iba a preguntar. No permitía que se le preguntaran dudas, supongo que entendería que no cabían dudas ante su esplendida disertación. Y así llegábamos a fin de curso y nos jugábamos el mismo en un examen escrito.
Y este amable, simpático y tolerante caballero llega a Ministro de Información y “liberaliza” la prensa con la entonces llamada Ley Fraga. Desaparece la censura previa y aparece algo que relataré en otro capítulo.
Su afable carácter le llevó a decir “la calle es mía” mientras fue Ministro de Gobernación y sus subordinados disparaban contra los manifestantes en Vitoria que se habían refugiado en la catedral Nueva de donde fueron desalojados a balazos con resultado de muerte de 5 obreros y más de 100 heridos el 1º de mayo de 1976 siendo Presidente del Gobierno Arias Navarro apodado el Carnicerito de Málaga que siendo Fiscal en esa capital andaluza, tiene documentados con nombres y apellidos a 4.300 fusilados por el franquismo en 1937 y cuyos restos reposan en la fosa común de San Rafael, la mayor exhumada desde la II Guerra Mundial. Este carnicero fue el que salió llorando en la televisión para anunciarnos que el dictador había pasado a mejor vida.
Y aquí un comentario personal para mis hermanos de Latinoamérica. Arias Navarro fue primer ministro con Juan Carlos hasta que lo sustituyó por Adolfo Suarez, y murió en la cama sin ser juzgado. Y Fraga, después de no arrepentirse de nada ni ser juzgado fundó Alianza Popular que luego transformó en Partido Popular del que es Presidente de Honor. Algún día sabré lo que es honor para determinadas personas pero lo que ya sé que no estamos en situación de dar lecciones de Democracia a Argentina o Chile que sí juzgan y castigan a sus dictadores. Estamos, en mi opinión, más para aprender de nuestros hermanos que para enseñarles…
En tanto que ministro portavoz informó de la ejecución de prisioneros políticos. Por ejemplo en el caso del dirigente comunista Julián Grimau, al que calificó de "ese caballerete" en rueda de prensa cuando estaba detenido y condenado a muerte. Fue fusilado en 1963. La condena de Grimau provocó una gran campaña de rechazo en el exterior, que no logró salvarle la vida. Fraga justificó la ejecución y a fecha de hoy aún no ha expresado su arrepentimiento. Total para qué.
Desde su puesto de ministro llamó por teléfono al padre del estudiante Enrique Ruano, asesinado por la policía política del régimen, para amenazarle con detener a su otra hija, Margot, también militante antifranquista, si no cesaba en sus protestas. El entonces director del diario ABC , Torcuato Luca de Tena, confesó que Manuel Fraga Iribarne le dio las órdenes para publicar anotaciones del diario íntimo de Ruano, manipulándolas a fin de que pareciese una persona inestable que se había suicidado.

No hay comentarios: