martes, 21 de septiembre de 2010

CARLOS ALBERTO BOAGLIO

A pesar de que se duermen mis sentidos por rutina,
A pesar de esta apatía que bosteza enmohecida.
A pesar de muchas broncas que quedaron escondidas.
A pesar de mis fracasos, mis pecados, mis caídas.



A pesar ya de ilusiones que están por siempre dormidas,
y de fantasmas internos prendidos de mis pupilas.
A pesar de que me invento muchas veces la sonrisa.



A pesar de que me trague mis verdades, mis mentiras.
A pesar de mis defectos, de mi cólera, de mi ira,
de mis eternos miedos que desde mi alma silban,
y que viva disfrazando mis pequeñas cobardías.
A pesar de mi pasado que me espía a escondidas.



A pesar de mis angustias que rasguñan mis costillas.
A pesar de mi energía que se agota, se termina,
y del paso de los años, de mis luchas, mis heridas.

A pesar de todo eso...
sigo apostando por la vida

3 comentarios:

TIKAL dijo...

Vale la pena vivir la vida a pesar de sus muchas espinas y pocas rosas.

estel dijo...

Yo tambien estoy de acuerdo con vosotros, la vida esta llena de espinas, pero cuando encontramos una rosa, y sabemos querer su sencillez, proteger su fragilidad, oler su aroma, embriagarnos con su belleza, y sentirnos llenos de ella, es entonces cuando comprendemos, que la vida vale la pena vivirla.

Ventolin dijo...

Gracias Estel por tus palabras tan bellas como la vida y tan ciertas. Déjanos sentir tu presdencia con mas frecuencia por favor.