miércoles, 22 de septiembre de 2010

ESPÍRITU CRÍTICO

Vivimos una época en la que, abandonada la fe cristiana, entramos en una serie de creencias, que van desde los horóscopos a los mantras hindúes pasando por las supersticiones.
Cuentan que el genial Luis Buñuel dijo que si no creía en la religión católica que era la verdadera, cómo iba a creer en otra y tengo la impresión de que creemos en muchas.
Y creo también que hemos enviado de vacaciones al espíritu crítico. Comulgamos con ruedas de molino sin detenernos a pensar si lo que nos intentan vender es cierto o falso. Nos sentamos ante el aparato de televisión y bajamos la guardia, absorbiendo sin usar nuestra capacidad de discernimiento todo lo que aparece en pantalla. Lo dijo la tele, argumentamos sin detenernos a pensar si la tele dice la verdad o lo que le conviene a su incremento de audiencia.
Que la verdad no te estropee un buen reportaje piensan algunos directores de medios de comunicación.
No aceptemos sin más lo que nos digan. Durante siglos se dijo que el hombre no podía volar hasta que alguien no se lo creyó e inventó el avión.

No hay comentarios: