sábado, 18 de septiembre de 2010

LA PATA Y LA MANO

En los años 70 ejercía de secretario de formación en la agrupación socialista de Chamartín. Insistía mucho en que un socialista podría meter la pata pero no la mano. En los 80 comprobé que alguien metía la mano.
Con la libertad que me da la independencia, ahora contemplo otro tipo de metedura de mano. No en la cartera de los euros: en la bolsa de los principios.
Y eso me preocupa. No puede haber ortodoxia sin orto praxis. La ortodoxia es el conjunto de principios de una ideología. La orto praxis sería el obrar de acuerdo con la ortodoxia.
Para salir de una crisis producida por el capitalismo salvaje y la falta de escrúpulos de la gran banca, empleamos soluciones neocapitalistas.
¿Es que no tenemos otra salida ante la presión del FMI o del Banco Mundial?
Pues digámoslo con claridad y no pongamos cara de que nos gusta el aceite de ricino

1 comentario:

TIKAL dijo...

Ante la presión del FMI o del Bco. Mundial no hay otra salida que la obligación de obedecer aunque sea con disgusto. Al pueblo se le tiene que informar claramente desde el principio de tal y como son las cosas. Es muy difícil compaginar los ideales de uno con las obligaciones impuestas por las circunstancias. Si predominan más los ideales políticos, como sería mi caso, vale más ceder a otro candidato del mismo grupo que tenga otras miras.