jueves, 30 de septiembre de 2010

Machismo

Los primates caminan con pies y manos y el llamado homo sapiens camina erecto.
Pero esa evolución en la forma de andar o la que le hizo hablar, encender fuego, recolectar y hasta organizarse distribuyendo roles y tareas, fue más lenta en la consideración de la igualdad de género. Ser diferentes, que lo somos, no debiera dar lugar, que sí lo da, a considerarse superior o inferior como ser humano.
Tú cazas y yo hago perdurar la especie. Así funcionamos durante siglos y siglos y esa distribución de tareas fue dejando huella. Y a consolidar esta situación colaboraron muy eficazmente las diferentes religiones en las que la mujer fue despreciada. Recordemos que en la Edad Media la Iglesia de Roma discutía si la mujer tenía o no tenía alma.
Un arma peligrosa usada consciente o inconscientemente para relegar a la mujer a funciones domésticas es la afirmación de que la mujer, genéticamente se realiza siendo madre. Y no es así. Y aquí aparece esa solapada intención de chantajear: si quieres vivir en pareja, estos son tus roles.
Hay un hecho demostrable estadísticamente: en España aquellos trabajos a los que se accede por oposición (médicos, jueces, profesores de la enseñanza pública, funcionarios) están desempeñados mayoritariamente por mujeres mientras que en puestos de la empresa privada es al revés.

No hay comentarios: