lunes, 27 de diciembre de 2010

JUGANDO CON LAS PALABRAS

Grande en América, referido a una persona, significa que es de edad madura. En España se dice de aquella persona de proporciones físicas por encima de la media. Pero basta con quitar la ultima letra para hacer que signifique persona con cualidades extraordinarias. Al ir desnudando la palabra va adquiriendo un significado más brillante.
La grandeza se lleva mejor con la humildad que con la soberbia. Gandhi o Mandela son grandes hombres y no hombres grandes. Stalin si era un hombre grande en este sentido.
Era tan pobre que solo tenía dinero. No tenía amigos desinteresados, ni sonrisas de niños, temía que le robaran la casa, el auto, la cartera, la esposa… Era un pobre hombre aunque no fuera un hombre pobre.
Tenía mucho poder: era casi todo poderoso con su dinero pero… el poder se logra desde el miedo y le faltaba autoridad porque nadie se la otorgaba. La autoridad no se adquiere en los supermercados. En realidad no se compra en ningún lugar como se compra el poder. Es la famosa frase de Unamuno a Millán Astray en plena guerra española: “venceréis pero no convenceréis.
Para vencer basta la fuerza. Para convencer es necesaria la razón.
Un país inculto es pieza fácil de cazar por los poderosos. Un país culto es difícil de engañar. Cuando los suecos eligieron más impuestos a cambio de más prestaciones sociales mostraban su cultura.
En España se ha producido un “daño colateral” a la crisis originada por los engaños financieros. Durante años la construcción era una llamada a ganar dinero sin necesidad de preparación, Esto produjo por una parte, el abandono de las aulas de secundaria para obtener dinero y por otra, al no ser suficientes una llamada a la mano de obra extranjera. Ahora los muchachos que no estudiaron más, se encuentran con una muy baja preparación para tareas de mas estudio y más duraderas que aportan bienes y servicios con mayor demanda.

No hay comentarios: