martes, 25 de enero de 2011

LA RED

Escucho a padres preocupados por el uso que hacen sus hijos de Internet. Miran este invento con miedo y me pregunto por qué.
Vivir es peligroso si no te preparas para ello y a la vez es apasionante. No renunciamos a vivir: aprendemos a convivir con los peligros y aprovechar las oportunidades. El peligro no está en vivir; está en la elección de vida. El peligro no está en Internet; está en cómo se usa. Y creo que lo mismo que se aprende a conducir, a cocinar o a construir edificios, debemos aprender a navegar y, como hacemos con otros conocimientos , transmitirlos a nuestros descendientes.
Pero no olvidemos que transmitir no es sinónimo de imponer. Y que si nuestros hijos, nietos en mi caso, observan nuestro miedo, terminaran buscando en la red el motivo del mismo. Y lo grave es que lo encontrarán. Yo buscaba gente estupenda y la encontré. Y mis hijos y nietos lo saben y saben que también ellos pueden encontrarla. El miedo paraliza y termina matando.
¿Es tan peligroso internet para los padres, que temen el uso por sus hijos?

No hay comentarios: