jueves, 24 de febrero de 2011

EL AMIGO DE OCCIDENTE

Las masacres de Libia están poniendo de relieve la vergüenza e insensibilidad del llamado Mundo civilizado.
Las armas que usa Gadafi para matar a su pueblo son europeas. Los libios que se enfrentan a la tiranía la llevan padeciendo 41 años, mientras Occidente lleva el mismo tiempo mirando para otro lado, más preocupado por el petróleo de ese territorio que por el bienestar de sus habitantes.
Ningún mandatario de los llamados democráticos desconocía el sangriento proceder de Gadafi. Pero todos lo recibían con honores de Jefe de Estado y le permitían la instalación de su jaima en cualquier lugar.
Esta noche escuché en la radio que España acaba de prohibir la venta de armas a libia. Parece que no nos hemos dado mucha prisa…
¿Qué hemos hecho durante esos 40 años de infierno libio? NADA. Y ¿qué estamos haciendo ahora? Casi lo mismo. Parece que la única dictadura en el Mundo es la de Cuba. Lo diré claramente: me da asco

2 comentarios:

morganadelasaguas dijo...

La paradoja es que se nos llena la boca diciendo que somos pacifistas. Seguimos fabricando armas y ¿a quién se las vendemos? A mi también me da asco!!!!!

Ventolin dijo...

Así es Cristina y creo que el orden en que vemos los problemas es el siguiente:
1º ¿Nos quedaremos sin petroleo?
2º ¿Que hacer con los que huyen de Libano hacia Europa? ¡Vaya estorbo!
3º Pobre puebl masacrado