viernes, 25 de febrero de 2011

JAIME

Cualquier tiempo pasado fue anterior. Algunos nostálgicos pueden opinar que también fue mejor; no comparto esa opinión.
Recordaba mis 15 años después de hablar por teléfono con mi hija Elena. Tiene un hijo de 15 años y estos días leyó todo lo que cayó en sus manos sobre el 23F
Se llama Jaime, dicen que es mi preferido y no me molestaré en rebatirlo. Es un muchacho con mentalidad renacentista: no hay tema que le sea indiferente. Es analítico, reflexivo y no presume de lo que sabe. No pretende ser el primero de la clase porque lo que verdaderamente le gusta es conocer el por qué de las cosas y, alcanzada su meta, no entra en competiciones. Solo lo he visto competitivo en los deportes.
Ayer Jaime le preguntó a su madre por algún libro que le permitiera saber más sobre el golpe de Estado. Olvidaba comentar que la lectura es uno de sus vicios.
Elena le comentó que podría contarle muchas cosas de la época y Jaime desconocía esa posibilidad y le dijo a su madre que me escribiría.
No me cabe duda de que Jaime es mucho más maduro que lo era yo a su edad, que tiene más información que yo tenía y más posibilidades. Y eso me llena de alegría y esperanza.

2 comentarios:

Zulymaruy dijo...

Ventoooooo, que desde aquí se te nota el hilito de baba cayendo¡¡ jajajaja qué divino tu nieto. Lo que se hereda no se roba, no? O sea que ahora, tú a ponerte a explicar a Jaime sobre historia ¡pavada de profesor tendrá el chico¡¡
Un besote y felicitaciones

atreyu dijo...

Pese, a lo que opinan muchos, algunos jóvenes, son maduros y responsables, como tu nieto.
Tienen curiosidad por saber las causas de los hechos, esos hechos que ya forman parte de la Historia, esos que cada año, recordamos, para no olvidar, porque olvidar es malo, y, a los nuevos ciudadanos, les gusta oirlo de sus padres, entenderlo y hasta juzgarlo, si es preciso; porque es para ellos, como para mi la guerra civil, lejana, aunque no olvidada, por las consecuencias que se originaron de ella... y que me tocó, poco o mucho, pero me tocó.