jueves, 24 de febrero de 2011

¡¡¡MARILINA!!!

He escrito sobre personas que me rodea y aun no lo había hecho sobre la persona que es fundamental en mi vida. Más de una persona que lee este blog la conoce personalmente y sabe que no exagero si digo que Marilina es una mujer poco frecuente. No puede escuchar una pena sin vivirla como suya. Tiene una habilidad especial para relacionarse. Las dos últimas veces que estuvo hospitalizada, se hizo amiga de sus compañeras de habitación y se siguen llamando por teléfono. De las enfermeras y demás personal sanitario para qué contar. Creo que es así porque le importa la gente.
Alguien le dijo el otro día: se nota que necesitas hablar y por eso lo haces con todo el mundo que te encuentras. Eso es no conocerla. Habla con la gente porque la quiere. Ni siquiera busca que la quieran. Busca ayudar.
Cada día recibe la llamada de los 5 hijos y eso si que le gusta. Siempre dije que, al revés que yo, es mas madre que esposa.
No le gusta nada internet y me cuesta enseñarle alguna presentación pero se interesa por las piedras del riñón de Minervina o lo que le cuente de alguien de América. Puede que haya alguna persona menos celosa que Marilina pero no la conozco, Contaré algo de cuando yo era un “mozo de buen ver” de unos 40 años.
Mi jefe me encargó una investigación sobre una reunión de 50 representantes de Tabacalera en Madrid. Me dijo: no hay restricciones pero trae la información.
Llamé a un chico mas joven que yo y lo invité a cenar. Venia de Zamora y estaba dispuesto a tener una noche gloriosa. En la cena me contó casi todo pero aun faltaba información. Quiso ir a algún bar de alterne y comenzamos a visitar los más conocidos cerca del estadio del real Madrid. En cada bar, un trago, una información y mi decepción porque no le gustaba ninguna.
Después de visitar no menos de diez lugares, éstos comenzaban a cerrar. De repente recordé un antro cerca del diario donde había trabajado. Se llamaba Señorial, y de señorial solo tenía el nombre. Bajamos por una escalera oscura y se me acerca una trabajadora del sexo de cerca de 100 kilos. Saqué un billete de 1000 pesetas de entonces y le dije: te daré otro igual si llevas a mi amigo al huerto.
Nos sentamos en un sofá, llamó a una compañera, cada una atacó por un flanco y en cinco minutos el caballero me pidió un anticipo y se fue con ambas no antes de que la primera se cobrase las otras mil pesetas. Mil pesetas eran 6 euros, pero entonces valían mucho más.
Llegué a casa con una docena de tragos, entré en el baño y me puse el pijama y… cuando entro en el dormitorio, Marilina medio dormida dice: ¿qué hora es? Las 5 le respondo. ¿Y de donde vienes a esta hora? De buscarle una prostituta a Aurelio (ella lo conocía). Pues ya podía buscársela él sólo.
Dio media vuelta en la cama, se arrebujó y siguió durmiendo.
Los dos somos acuario pero debemos ser de peces diferentes. Ella ama la paz y la tradición. Yo peleo por el futuro. En casi 50 años de convivencia hemos discutido un número digamos razonable de veces. Lo de razonable lo digo para no especificar… Pero por encima de discusiones seguimos y seguiremos juntos porque no sabemos estar el uno sin la otra. Aunque tenga que soportar su orden, sus limpiezas y su pragmatismo mientras ella soporta mis utopías, mi tozudez o mi facilidad para decir esa frase antes de pensar si conviene. Recién casados, almorzábamos en casa de mis padres y dije alguna de esas cosas que no conviene. En ese momento recibí una ligera patada por debajo de la mesa. Mi respuesta fue: ¿Por qué te preocupa lo que dije?: son mis padres y me conocen de sobra.
Reconozco que a veces estaría mejor calladito pero se me escapa el dedo y disparo.
Otro ejemplo de mi llamémosla benignamente, capacidad dialéctica sucedió hace años en Gijón. Asistíamos a un funeral y vi en la proximidad del altar a mi madre.
Marilina y yo esperábamos fuera para darle un beso. Salió acompañada de una amiga de su generación que me miró como inspeccionándome y al fin me preguntó: ¿eres Andresito? Aguante el nombrecito y le respondí que efectivamente lo era. Y entonces tuvo la impertinencia de decirme: no me gusta la barba. Así que antes de darme cuenta ya le había respondido diciéndole: señora, en ese caso le recomiendo que no se la deje. Eludo contar a mis lectores las caras de madre y esposa del autor de este relato.
Este pasado verano me dio un buen susto que, afortunadamente quedó en nada. No obstante lo pasé muy mal y volví a desear que se cumpla eso que digo a veces y que tanto le molesta: ella es la futura viuda de Oliva.
Creo que soy la consecuencia de mi convivencia con Marilina. También ella habrá sentido mi influencia. ¿Cómo no sentir ese intercambio después de 50 años?

14 comentarios:

Anónimo dijo...

Qué hermosa relación que han construído y ha sido bendecida por los dioses amigo !!! Creo que es uno de los mayores premios de la vida. Lo han ganado, claro. Un abrazo para los dos. Ana

Zulymaruy dijo...

Vento, lamentablemente no he tenido oportunidad de conocer personalmente a Marilina. Pero de tus comentarios en el chat de MM hace años, mas las anécdotas que has contado de encuentros entre amigos, mas o menos tengo un relativo conocimiento. Y el afecto hacia tì, obviamente que refleja en ella. Mis padres vivieron -imagino- una historia parecida a la de uds., y siempre existieron "códigos" entre ellos, que recién supe comprender ahora, ya de muy grande. Es ahora cuando entiendo perfectamente -leyéndote a tí y habiendo vivido la relación de mis padres- en qué se inspiró Mario Benedetti -quien tuvo una relación muy larga y batalladora junto a su esposa- al escribir: "Si te quiero es porque sos, mi amor, mi cómplice y todo. Y en la calle, codo a codo, somos mucho mas que dos".
Un beso para vos y para Marilina

Berenguela dijo...

Los secretos de la convivencia de las parejas ,es un misterio que a veces nadie puede comprender visto desde fuera ....¿cómo podran estar juntos estos dos ,cómo se aguantan? pues es asi ...yo creo que el amor tiene mucho que ver...y el amor es tolerancia ,cariño ,dejar libertad al otro y dejarle su espacio,comprensión ...y otro monton de pequeñeces necesarias y que hacemos incoscientemente cuando queremos a alguien.....eso creo yo.
Un beso para los dos y que sigais asi.

Ventolin dijo...

¡Que bueno leer a dos juristas con corazon de dos paises hermanos. os contaré algo que me dijo la última vez que estuvo ingresada. Llegué a sustituir a una nuestras hijas y cuando nos quedamos solos me dijo: cuando estás, me siento más segura. ¿Podría escuchar algo mejor?

Ventolin dijo...

Es posible Berenguela que te demos la impresion de que "tenemos que aguantarnos" Si es así te equivocas.
No tenemos secretos: nos basta reconocer que no somos perfectos. respetarnos y contempplar juntos con orgullo la familia que hemos construido entre los dos. ¡Ah! Y seguimos admirando cada uno en el otro lo que cada uno no tiene.Ella es un envidiable lago sereno y yo una mar enbravecida luchando contra las rocas porque creo, iluso dse mí, que acabaré con ellas. Por eso a veces me dice con razon: por qué corres Ulises?

Berenguela dijo...

Hay Andres eres terrible ,ya no sabe uno como decirte!!!!!nadie dice que se tenga la impresion de que os esteis aguantando....es un decir generalizado,no se ....me da la impresion de que sacas muchas cosas de quicio ,es dificil contestarte ,sin que siempre tengas un pero ,lo siento.Me alegro mucho que estes tan contento.

Ventolin dijo...

Querida Berenguela, no sientas nada porque no hay motivo.Como hablabas de los secrertos de la convivencia en pareja te comenté los de la nuestra que no existen. Existen conplicidadesm ?¿como no? codigos creados a lo largo de los años.Asi sucede, creo yo, entre parejas y entre amigos.Baja la guardia querida Magui y no veas en mi respuesta mas quew lo que hay

Anónimo dijo...

Ventolín, paisanu, acabo de llegar de les Asturies y ya leí el tu artículo sobre Marilina. Parezme que nun ye justo que te hayas llevado a una mujer como esa porque ye de lo que ya nun se fabrica y dígotelo yo que, aunque sea moza también , entiendo; así que ya puedes cuidala como si fuera oro en paño porque tú mismu sabes que val un platal. Espero que hayas recibido el mensajín que os mandé desde Asturias en un momento en que ya iba yo por el 5º culete y estaba más bien pallá que pacá. Un besín muy grande a los dos de la vuestra paisana. Minervina.

Ventolin dijo...

¡Ay Minervina,fía del alma! Cuantu ya que non tomo unos culetes. Ficisteme golar el dia que recibí el tu mensaje desde el Fontan. Parezme a mi que cuando lu escribiste tabes pa la mano. ¿Cuantes botelles cayeron? ¡Ah! Y la mio parienta dizme que ta conforme co´l home quei tocó y que te manda besinos grandes y pequeñinos

Moneca dijo...

Quote

“Nadie puede hablar del amor verdadero si no tiene idea de lo que es compartir la vida con una mujer así”.

Te la mereces, amigo, así que continúa disfrutando de esa belleza, amor y ternura que ella irradia por todos lados. No tengo el deleite de conocerla personalmente, pero la conozco Vento y sé que vale todo un potosí, tanto como tú, así en tus años mozos no hayas sido precisamente un seminarista aconductado, jajaja. ¿Será que Marilina te creyó el cuento que le estabas consiguiendo amiga a tu amigo? Jajaja. Me pareció muy sabia su respuesta. Un abrazo para ambos, les quiero hasta el cielo.

Ventolin dijo...

Gracias hermanita colombiana. Pero debo jurarte por Snoopy que aquella madrugada yo estaba contando la verdad y por eso me creyó jajaja

Anónimo dijo...

Me lo pido. ¡Felicidades!.:)

Ventolin dijo...

Hola anonimo, no se quien eres ni lo que te pides jajaja ¿Nos lo podrias decir? Gracias

betty mena dijo...

Envidio a la santa...