miércoles, 23 de febrero de 2011

MI 23 F

Hace 30 años...
A las 6 de la tarde salí de mi despacho y me dirigía a casa. La radio del coche estaba transmitiendo la sesión de investidura de Calvo Sotelo y sonaba la letanía de los nombres de diputados llamados a votar.
De repente, se oyen unos disparos y el locutor informa con voz nerviosa. Ha entrado un guardia civil pistola en mano.
Miro a los coches que me rodean y observo que están haciendo lo mismo que yo… Llego a casa, subo precipitadamente, Marilina no estaba escuchando la radio y le cuento. Carmina sale al mercado a comprar aceite leche y harina. Ella recuerda nuestra guerra. Las dos hijas mayores están en clase cerca de casa, los tres pequeños ya están en casa. Salgo a buscarlas y el profesor tampoco sabía nada. Suspende la clase.
En casa la radio y la tele informan en directo. La preocupación es grande. Comienzan las llamadas a amigos. Todos estamos muy preocupados. Recibo la llamada de Cándido y me pide el número de un compañero de la Agrupación Socialista de Chamartín. Se lo doy y diez minutos después me llama y me dice: el compañero ya hizo desaparecer los archivos. Luego supimos que los golpistas tenían planeado encerrar a los afiliados a partidos de izquierda en el estadio del Real Madrid.
Hablo con Ramón no sé cuantas veces. Ambos intercambiamos más inquietudes que noticias que no había.
Siete horas después, sobre la una de la madrugada, salió el Rey en pantalla. Fue la primera noticia esperanzadora.
Yo tenía vuelo a la mañana siguiente a las 8 para Canarias. A las 2 de la madrugada el Secretario General de la Unión General de trabajadores, pidió en la tele a todo el mundo que fuéramos a trabajar. Decidimos que los niños irían al colegio y yo a Canarias. Cuando aterricé los guardias civiles estaban saliendo del edificio.
Ahora da la sensación de que solo el loco de Tejero y cuatro más estaban en la rebelión. No fue así. Mucha derecha de este país se frotaba las manos.

Antonio Garrigues Walker, abogado muy vinculado a inversiones USA en España, cuenta el bochorno e indignación que le causó la primera declaración oficial del gobierno de Washington en la que decía que “no entraría en un asunto interno” en lugar de condenarlo.

4 comentarios:

NORMA dijo...

Amigo!!!!!!!!!!!!! no terminé de leer este, tu blogs de hoy, pero ohhh casualidad inteligente, una radio "continental" de mi país...trasmitió a las 14.20 de aquí y a la hora indicada de allá con radio Ser o Cer ( perdóname si no es así)exactamente lo pasado hace 30 años, con audio y hasta los tiros se oían...me pareció muy buena la conexión y ahora , me dedico a leer tu blogs, que será interesante y me relatara la justa de lo pasado...abrazos

Aquiles dijo...

Yo también escuché por radio Continental de Bs As lo pasado hace 30 años. Cariños

Dique dijo...

Hola Andres...de verdad fueron unos momentos dificiles los cuales vivi en plena juventud y bastante comprometido por lograr un cambio social que creiamos necesario.
Acababamos de salir de una huelga de 4 meses en la empresa, en la que deje muchas ilusiones y parte de lo poco que tenia ahorrado, pero lo peor de todo era saber que despues de enfrentarme durante ese tiempo a un empresario vasco adscrito al regimen anterior, te creaba una cierta inquietud y desasosiego, aparte de el sentimiento vasco que teniamos sabiamos con seguridad de que si el golpe triunfaba seria utilizado para quitarse gente molesta de enmedio.
Un abrazo

Ventolin dijo...

Así es querido amigo. Ahora es facil contarlo pero para muchos fue una experiencia muy preocupante porque sabíamos las consecuencias de que triunfara aquella locura. Un abrazo para ti y otro para Lurdes a la que ni Marilina ni yo olvidamos