lunes, 28 de febrero de 2011

TIEMPOS MODERNOS

Rouco es un cardenal que huele a… Cardenal. Preside la Conferencia Episcopal Española con mano dura y doctrina preconciliar. Obviamente es un hombre de Ratzinger. ¿A que huelen los cardenales? Creo que a rancio como ese alimento que se le pasó la fecha de caducidad.
Estos días está reunido con sus comilitonas y hasta habrá elección del nuevo presidente de La Cosa. Y el Espíritu o lo que sea dirigirá los votos hacia su reelección. Ver para creer.
Y con esa perspicacia que caracteriza a la iglesia española, la misma que le hizo esperar a que se resolviera para opinar sobre el golpe de Tejero y Cía. ejerciendo la virtud de la prudencia, hoy ataca desde la mencionada Conferencia a las redes sociales. Supongo que los dueños de Facebook Twiter y demás estarán temblando ante el previsto abandono de sus páginas por cuanto cristiano escuche los consejos pastorales y sepa lo terriblemente peligrosas que son esas redes.
Y Rouco tiene toda la razón. Véase como muestra lo sucedido a los sátrapas de Túnez y Egipto y lo que parece estar sucediendo con el matador Gadafi. No vaya a suceder que a los usuarios de estas redes sociales se les ocurra observar los métodos coercitivos utilizados por Rouco y su Jefe y obren en consecuencia.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Nunca mejor momento que éste, Ventolín, para recordar aquello de "¡Con la Iglesia hemos topado"! que dice el Quijote. Y es que Cervantes tampoco era muy bien visto por los ojos censores de la moral eclesiástica en un siglo en el que pensar como Cervantes pensaba de algunos asuntos tocantes a la libertad de costumbres (homosexualidad, por ejemplo), lo había obligado a escribir entre líneas en cuestiones políticas como la expulsión de los moriscos entre otras cosas. Que le pregunten a Ricote, el morisco que vuelve a España clandestinamente y habla del tema con Sancho (2ª parte).
Vento, Rouco es la Iglesia de la Inquisición y el reimplantarla sería su mayor ilusión, estoy segura. ¡Menudo ejemplar! Minervina.