sábado, 30 de abril de 2011

UN ESCRITOR COMPROMETIDO

Muere a los 99 años el escritor argentino Ernesto Sábato. Galardonado con el Premio Cervantes en 1984, Ernesto Sábato, llegó a ser propuesto por la Sociedad española de Autores y Editores candidato al Nobel de 2007
El escritor argentino se ha destacado por un firme compromiso político y ético que confluye en su obra, plasmada gracias a que el arte le salvó del suicidio, según ha admitido.
Nacido en la localidad bonaerense de Rojas el 24 de junio de 1911, el autor de "El Túnel" se consolidó como el exponente de las letras argentinas con mayor proyección internacional.
Galardonado con el Premio Cervantes en 1984, el escritor llegó a ser propuesto por la Sociedad General de Autores y Editores de España como candidato al Premio Nobel de Literatura de 2007. "Me salvó el arte y por eso mi arte es trágico", reconoció en 1992 el autor de "Sobre Héroes y Tumbas" a la revista Newsweek, a la que confesó que estuvo dos veces tentado de suicidarse.
Afín al socialismo, Sábato también fue reconocido por su defensa a los derechos humanos. En 1984 presidió la Comisión Nacional sobre Desaparición de Personas que redactó el "Informe Sábato" o "Nunca más" sobre los horrores de la última dictadura militar (1976-1983).
También escribió cartas a la opinión pública en contra del terrorismo de ETA y ensayos sobre la dramática situación de la infancia. La Humanidad vive un "tiempo de inmoralidad", advirtió a fines de 2000 en un texto para el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).
La postura comprometida de Sábato no le ha restó lectores: su ensayo "La resistencia" (2000), que se publicó primero por internet a pesar de los reparos del escritor a todo lo que signifique globalización, fue un éxito y la primera edición impresa, de 100.000 ejemplares, se agotó rápidamente.
La fama internacional le llegó en 1961 con la novela "Sobre Héroes y Tumbas" y la consagración en 1974 con "Abaddón el extermindor", que fue premiada en Francia, donde es nombrado Caballero de las Artes y las Letras.
Esas dos obras completaron una trilogía junto a su primera novela "El Túnel" (1948), cuya versión adaptada llegó a los escenarios de España en abril de 2006. Antes de volcarse a la literatura, Sábato estudió física en la Universidad Nacional de la Plata y entre 1938 y 1939 trabajó becado en el Laboratorio Curie de París.
A su regreso a Argentina, en 1940, se dedicó a la enseñanza y publicó su primera obra, una recopilación de ensayos titulada "Uno y el Universo", en 1945, cuando abandonó su carrera científica para dedicarse por completo a la literatura. Su última obra publicada fue "España en los diarios de mi vejez", fruto de los viajes en 2002 a tierras españolas.
Entre los numerosos premios recibidos por Sábato también figuran el Menéndez Pelayo (1997) y el Gabriela Mistral (1983), otorgado por la Organización de Estados Americanos (OEA).
La fama internacional le llegó en 1961 con la novela "Sobre Héroes y Tumbas"Pero uno de los reconocimientos más emotivos de su vida que pobló de lágrimas su rostro le llegó en 2004, cuando fue homenajeado con reiteradas ovaciones durante el III Congreso de la Lengua, en la ciudad de Rosario (Argentina).
Sábato también llenó su tiempo con la pintura, aunque confesó que su "espíritu autodestructivo" lo llevó a destruir buena parte de sus obras. "Arrastrado por amigos", según declaró, presentó una decena de sus obras en 1989 en el Centro Pompidou de París y del mismo modo lo hizo después en Madrid.

El escritor argentino atravesó momentos difíciles en su vida con la muerte en 1995 del mayor de sus dos hijos, Jorge, en un accidente de tráfico, y con el fallecimiento en 1998 de su primera esposa, Matilde. Luego llegó a su vida Elvira González Fraga, la mujer que le acompañó desde que enviudó hasta su muerte.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Andrés, no voy a decir nada a propósito de la producción literaria de Sábato, al que leí antes que a Borges incluso, pero sí quisiera decirte que, si Sábato hubiera tenido la dirección de esta página, sus comentarios a asuntos como el de tu "Carta a una amiga" estarían en línea con los tuyos y los de la mayoría de nosotros. No en vano fue un hombre comprometido hasta la médula con sus ideas y no creo que nadie piense que era un loco sino todo lo contrario. Es una pena que no haya miles de Sábatos ( me refiero a la valentía de ir con la verdad y el compromiso por delante ). Posiblemente la Historia se escribiría de otra manera. Un abrazo. Leed a Ernesto Sábato, por favor. Minervina.

Ventolin dijo...

Querida paisana, acaba de llegarme de tu pluma el elogio más valioso que pudiera imaginar. Ojala tuviera la valentia y coherencia de un Ernesto Sabato. Y su claridad de juicio. Leerle deja una huella indeleble.¡Cuanto debemos a estos hermanos de America

Aquiles dijo...

Ernesto Sábato fue un escritor sobresaliente.Fue un hombre justo y muy valiente .Fue un hombre comprometido con los derechos humanos escribió un prólogo excelente en el libro Nunca Mas , aunque ahora en este pais se lo cambiaron Gracias Ernesto.