domingo, 29 de mayo de 2011

EL FUTURO DEL VALLE


La composición de la comisión de expertos que decidirá el futuro del Valle de los Caídos fue aprobada el viernes por el Consejo de Ministros. La jerarquía de la Iglesia, a través del arzobispo emérito de Pamplona, Fernando Sebastián Aguilar, estará representada en un grupo de trabajo que dentro de cinco meses deberá presentar las propuestas para convertir el mausoleo donde está enterrado el dictador Francisco Franco en un lugar democrático de reconciliación.
La comisión estará presidida por el rector de la Universidad Rey Juan Carlos, Pedro José González-Trevijano, y el exrector de la Universidad de Alcalá de Henares, Virgilio Zapatero. La composición de los diez miembros de la comisión es un intento del Gobierno por aunar todas las sensibilidades ideológicas, desde el exportavoz de AP Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón a los historiadores Ricard Vinyes y Carme Molinero propuestos por ICV y ERC. 
Ninguno de los veteranos miembros de la comisión tiene un punto de vista crítico con la transición que dejó aparcadas tareas democratizadoras como la apertura de las fosas de los republicanos asesinados o la que ahora les ocupa: el debate sobre si los restos de Franco deben ocupar el lugar de honor y glorificación que ahora recibe.
Entre el resto de miembros destaca la figura del monje benedictino de la abadía de Montserrat de la misma orden que la basílica de la Santa Cruz del Valle de los Caídos Hilari Raguer i Suñer. Este benedictino es un histórico de la lucha antifranquista con una visión mucho más progresista de la sociedad que la de sus compañeros que habitan el recinto de San Lorenzo de El Escorial.
El secretario general de la comisión será Carlos García de Andoin, dentro del organigrama del Ministerio de Presidencia y que pertenece al grupo de Cristianos Socialistas dentro del PSOE. Junto a los citados también proporcionarán su visión al futuro del valle de Cuelgamuros el filósofo del CSIC Reyes Mate, la catedrática de Historia de la UNED Alicia Alted Vigil y su homóloga en la Universidad Complutense de Madrid, Carmen Sanz Ayán.
Los familiares de los republicanos enterrados entre los 33.833 personas registradas allí tendrán la posibilidad de nombrar a un representante en segunda instancia. Es decir, la comisión nombrará a un "conjunto de peritos" que investigue qué hacer con los restos allí trasladados y, en ese momento, se tendrá en cuenta la opinión de estas familias. Los hijos y nietos de los republicanos que fueron llevados allí desde las fosas exigen la identificación forense de los restos de sus familiares.

1 comentario:

Anónimo dijo...

No sé qué acabarán haciendo con el Valle de los Caídos, pero sólo verlo cuando voy camino de Madrid, me pone nerviosa. No puedo evitar mirar para el otro lado para evitar sensaciones desagradables. En fin, algo habrá que hacer con él y pronto. Minervina.