martes, 31 de mayo de 2011

ESTOS BORBONES...


El rey de España aun no sabe que calladito está mucho más guapo y que en su salario está aguantar las críticas que los ciudadanos (no súbditos) tengamos a bien realizar sobre su figura.
Llevamos años viendo como navega en veleros publicitarios aunque no nos consta que le paguen por ello. Por cierto que el nombre de la embarcación es muy adecuado para un monarca: Bribón.
Tiene amistades personales de dudosa ética en términos económicos. Define a su esposa como una gran profesional sin especificar la profesión…
Y ahora, ante las especulaciones que se desatan porque necesita una intervención quirúrgica en una rodilla, se enoja y lanza una frase que mejor no hubiera dicho: El monarca ha expresado su contrariedad ante las especulaciones sobre su estado de salud: "Lo que os gusta es matarme y ponerme un pino en la tripa".
Personalmente no deseo su muerte pero aspiro a vivir en la República Española.
Y creo que mi deseo es compartido por gran numero de ciudadanos españoles. Cuanto menos se haga notar, menos recordaremos su juramento de los principios fundamentales del Movimiento ante Franco y sus Cortes. Traicionó a su padre y juró lo que hiciera falta para alcanzar el trono. Luego abjuró para aparecer como un convencido demócrata y así evitar que se hiciera cierta aquella frase con la que lo conocíamos de Juan Carlos I el Breve.
Por si alguien está interesado en comprobar la frase citada, aquí la podrá escuchar de labios del propio Borbón:
Y hablando de borbones, para los olvidadizos recuerdo la limpia estirpe del habitante del Palacio de La Zarzuela.
Carlos IV entregó el trono a Napoleon y su esposa a su valido Godoy
Su hijo Fernando VII se levantaba liberal y se acostaba absolutista sin perder en ningún caso su condición de indigno.
Su hija Isabel II solía “cazar” por las noches al guarda de sus aposentos para tener compañía nocturna.
Su hijo Alfonso XII murió a los 27 años y tuvo poco tiempo para meter la pata. Llegó al trono gracias al levantamiento del general Martinez-Campos.  Siendo hijo de la promiscua Isabel II no es de extrañar que se rumoreara que su verdadero padre era el capitán de ingenieros Enrique Puigmoltó  y más teniendo habida cuenta que el marido de Isabel II, Francisco de Asís de Borbón, era tenido por homosexual.
Alfonso XIII nace poco después de morir su padre y es educado por su madre, Maria Cristina de Austria. Este monarca, amigo de salidas nocturnas y de militares sin conciencia, termino cediendo el mando del reino en el dictador general Primo de Rivera. Esta dictadura fue sucedida por una llamada dictablanda durante la cual, en 1934 se produce el triunfo de los partidos republicanos en unas elecciones municipales.
El rey Alfonso XIII, en un alarde de valentía se larga precipitadamente de España diciendo que no quiere ser causa se guerra entre españoles y abandona a su esposa e hijos en Madrid. Días después estos salen ilesos hacia el exilio.
Cuando Franco se levantó contra el legitimo  gobierno de la Republica, recibió la petición de Alfonso XIII para que dejara participar en su bando al heredero de la corona española y Franco denegó el permiso.
Muerto Alfonso XIII en el exilio, su hijo el llamado don Juan, pactó con Franco la educación de su hijo Juan Carlos en España por preceptores aprobados por el dictador.
Todo muy democrático y a mayor gloria de Dios y la monarquía.
Quizás todo esto suene a nuevo pero nada de lo que digo se aleja un milímetro de la verdad histórica.

6 comentarios:

Angels dijo...

Porque traiciono a su padre??
No fue Franco quien pacto con don Juan la reposicion de la monarquia con su hijo Juan Carlos a cambio de que don Juan renunciara a cualquier derecho de sucesion
No sé...tengo dudas!!

Ventolin dijo...

Querida Angels, cuando escribí lo hice sin consultar textos y fiandome de mi memoria. Tu amable nota me hizo dudar y quise salir de dudas asi que consulté en wikipedia y esto es lo que encontré:
En virtud de la Ley de Sucesión en la Jefatura del Estado del 26 de julio de 1947, Juan Carlos fue propuesto como sucesor de Franco a título de rey, propuesta ratificada por las Cortes Españolas en julio de 1969, ante las que el joven príncipe prestaría juramento de guardar y hacer guardar las Leyes Fundamentales del Reino y los principios del Movimiento Nacional, es decir, el ideario franquista. Siguiendo las reglas dinásticas, la sucesión hubiera debido recaer en su padre, Juan de Borbón y Battenberg, tercer hijo y heredero del rey Alfonso XIII. Sin embargo, las no muy cordiales relaciones entre Juan y Franco determinaron el salto en la línea de sucesión y el nombramiento de Juan Carlos como Príncipe de España, título de nuevo cuño con el que Franco pretendía salvar distancias con respecto a la monarquía liberal. Dicho salto fue aceptado por el príncipe Juan Carlos, creando un conflicto interno en la Casa Real de Borbón. El Conde de Barcelona no renunciaría oficialmente a sus derechos sucesorios hasta 1977, cuando el reinado de su hijo y el fin del régimen franquista eran ya hechos consumados.

Anónimo dijo...

Bueno pues tantos reyes que hay aún en Europa. Eso no lo comprendemos los que vivimos de este lado del océano. Argentina comenzó a sacudirse el yugo español en 1810 y lo completó en 1816, donde ya cualquier documento oficial dejó de tener la frase " del Rey Fernando VII". Claro, tuvimos que tener al Gral. San Martín en las armas para correr a España de Argentina, Chile y Perú.
Y yo, como tantos descendientes de españoles llegados en el siglo pasado, nos sentimos contradictorios: por un lado liberados y por otro colonizadores... Vaya caso !
Un saludo a todos, desde argentina , mirando la "madre patria", Ana

Ventolin dijo...

Querida Ana, en mi opinion no consideraría colonizadores a los emigrantes españoles que llegaron a America el pasado siglo en busca de una vida mejor.
En mi tierra hay un museo cuyo link te recomiendo:
http://www.archivodeindianos.es/portada_intro.htm

Jesús dijo...

Un apunte Andrés: las elecciones municipales que trajeron la II República fueron en el 31. Un lapsus lo tiene cualquiera.

Ventolin dijo...

Agradezco tu corrección porque sabes que no me gusta dejar errores sin corregir.
Como asturiano nacido en 1934 comprenderás mi despiste jajaja. 1934 fue el año en que parte de la izquierda se levantó contra el desmantelamiento cedista de los avances republicanos.