viernes, 27 de mayo de 2011

Y AHORA ¿QUÉ?

Han pasado unos cuantos días desde que los españoles acudimos a las urnas para elegir ayuntamientos y gobiernos regionales.
Analizando el resultado con cierta objetividad vemos que el Partido Socialista perdió más de dos millones de votos. El PP perdió cien mil votos. Izquierda Unida, bajo cuyas siglas aparece el Partido Comunista, ganó un 1%. Aumentó el voto en blanco aunque no significativamente y creció el número de quienes eligieron partidos minoritarios que, por su escasa representatividad, no llegan a tener representación parlamentaria.
Habría sido natural que los más desfavorecidos dieran su voto a izquierda Unida pero no fue así. Tampoco han elegido al partido paladín del neoliberalismo como es el PP. Es de hacer notar que en aquellas regiones donde el elector de centro derecha pudo elegir entre el Partido Popular y alguna escisión de sus huestes como en Asturias o Navarra, fueron los escindidos como Foro por Asturias o Unión del Pueblo Navarro, los triunfadores.
Podría decirse que el elector español ha castigado la política del PSOE y no se fía de las propuestas del PP.
Al margen de utopías, nuestro país necesita un PSOE que asuma su ideología de izquierdas y no sea tibio en sus decisiones. Que sea capaz de hacer pagar a los causantes de la crisis sus consecuencias. Es hora de modificar el sistema impositivo incrementando los impuestos a las rentas más altas y a las procedentes del capital. ¿Por qué entregar en bandeja las Cajas de Ahorros a la banca, principal causante de la crisis? ¿Por qué no se nacionalizan y se abre el crédito a la pequeña empresa? La gran banca no lo hará porque pretende deshacerse del enorme parque inmobiliario que posee producto del impago de hipotecas.
Si el PSOE no reacciona y el PP no va a abandonar su ideología esencial, que esperanza nos queda al españolito medio?  

No hay comentarios: