miércoles, 29 de junio de 2011

UNA ILUSIÓN COMPARTIDA

El descrédito de la política y las quejas asiduas sobre la corrupción de la vida democrática no pueden dejar indiferentes a las conciencias progresistas. Son muchas las personas que, desde diferentes perspectivas ideológicas, se han sentido indefensas en medio de esta crisis económica, social e institucional. La izquierda tiene un problema más grave que el avance de las opciones reaccionarias en las últimas elecciones municipales. Se trata de su falta de horizonte. Mientras los mercados financieros imponen el desmantelamiento del Estado del bienestar en busca de unos beneficios desmesurados, un gobierno socialista ha sido incapaz de imaginar otra receta que la de aceptar las presiones antisociales y degradar los derechos públicos y las condiciones laborales.
Es evidente que los resultados electorales han pasado una factura contundente al PSOE. Pero las otras alternativas a su izquierda no han llegado a recoger el voto ofendido por las medidas neoliberales y las deficiencias de una democracia imperfecta. Y, sin embargo, no es momento de perder la ilusión, porque la calle y las redes sociales se han puesto de pronto a hablar en alto de política para demostrar su rebeldía. Esta energía cívica, renovada y llena de matices, tiene cuatro preocupaciones decisivas: la regeneración democrática, la dignificación de las condiciones laborales, la defensa de los servicios públicos y el desarrollo de una economía sostenible, comprometida con el respeto ecológico y al servicio de las personas. Son las grandes inquietudes del siglo XXI ante un sistema cada vez más avaricioso, que desprecia con una soberbia sin barreras la solidaridad internacional y la dignidad de la Naturaleza y de los seres humanos.
La corrupción democrática se ha mostrado como la mejor aliada de la especulación, separando los destinos políticos de la soberanía cívica y descomponiendo por dentro los poderes institucionales. Hay que devolverle a la vida pública el orgullo de su honradez, su legitimidad y su transparencia. Por eso resulta imprescindible buscar nuevas formas de democracia participativa y sumar en una ilusión común los ideales solidarios de la izquierda democrática y social.
Los poderes financieros cuentan con nuestra soledad y nuestro miedo. Sus amenazas intentan paralizarnos, privatizar nuestras conciencias y someternos a la ley del egoísmo y del sálvese quien pueda. Pero la energía del tejido social puede consolidar una convocatoria en la que confluyan las distintas sensibilidades existentes en la izquierda y encontrar el consenso necesario para crear una ilusión compartida. Debemos transformar el envejecido mapa electoral bipartidista. El protagonismo cívico alcanzado en algunos  procesos como el referéndum sobre la permanencia de España en la OTAN, el rechazo a la guerra de Irak o el 15-M, nos señalan el camino.
Se necesita el apoyo y el esfuerzo de todos, porque nada está escrito y todo es posible. El mundo lo cambian quienes, desde los principios y el compromiso cívico, se niegan a la injusticia, rompen con la tentación del acomodo y se levantan y pelean dando sentido a la ilusión. La memoria de la emancipación humana exige una mirada honesta hacia los valores y el futuro. Nosotros estamos convencidos de la necesidad de reconstruir el presente de la izquierda. ¿Y tú?

Las primeras firmas de adhesión al manifiesto:
Baltasar Garzón, juez de la Audiencia Nacional
José Antonio Martín Pallín, ex magistrado del Tribunal Supremo.
Pedro Almodóvar, director de cine.
Joaquín Sabina, cantante.
Miguel Ríos, cantante.
Pilar Bardem, actriz.
Almudena Grandes, escritora.
Luis García Montero, escritor.
Juan José Millás, escritor y periodista.
Eduardo Mendicutti, escritor y periodista.
Manuel Rivas, periodista y escritor.
Ignacio Ramonet, director de la edición española de Le Monde Diplomatique.
Carlos Berzosa, exrector de la Universidad Complutense de Madrid.
Juan Diego, actor.
Isaac Rosa, escritor.
Rosa María Artal, periodista y escritora.
Ismael Serrano, cantautor.
José Carlos Plaza, director de teatro.
Juan Ramón Capella, catedrático emérito de Filosofía del Derecho de la Universitat de Barcelona.
Francisco Fernández Buey, catedrático de Filosofía del Derecho, Moral y Política de la Universitat Pompeu Fabra.
Lourdes Lucía, activista de ATTAC.
Ricardo Zaldívar, activista de ATTAC.  

8 comentarios:

atreyu dijo...

Cuando la democracia era reciente, había otro tipo de miras hacia "lo político".
Había deseo de "romper con todo y volver a empezar".
Con el tiempo, la ilusión se ha perdido.
Hay un partido político, que en cada Comunidad Autónoma, les habla de lo que quieren oír, con el único fin de arrimar el ascua a "su" sardina, habla de la lengua, del agua, del circuito de velocidad, del palacio de la ópera, de lo que sea, con tal de arrastrar en las urnas.
Había que ver, cómo estaban las listas.
Y eso por no alargar este pequeño apunte, hace que nosotros nos desilusionemos, acabando con una decepción impresionante.
Por lo que siguiendo las ideas, de los INDIGNADOS, algunos ciudadanos y ciudadanas, votamos a opciones alternativas.
Porque un día de estos la Ley Electoral cambia y somos más participativos, menos cómodos, vamos todos a votar, le damos la vuelta a esto, nos volvemos a emocionar, compartiendo la ilusión que antes teníamos, hasta que el partido en la oposición se refuerce y tome el relevo, que cuatro legislaturas, son eso, cuatro...

Ventolin dijo...

¡Cuanta razón tienes y con qué claridad describes la situación, querida Julia.Estamos como Sísifo subiendo la roca a lo alto de la montaña. Pero recordemos a Labordeta y el "habra un dia en que todos al levantar la vista, veremos una tierra que ponga libertad...

atreyu dijo...

Nos dejó huérfanos Labordeta; pero, con mucho pensamiento para asimilar...
Deseo con toda mi alma, que así sea.

administrador dijo...

Queridos, estoy de acuerdo en todo. Lo que pasa es que todos esos intelectuales y artistas que firman manifiestos son siempre los mismos comprometidos. Hay mucha más gente a la que llegar que no escucha a Sabina ni a Labordeta ni les conocen pues de aquellas ni habían nacido. No es el momento de la nostalgia sino de coger el toro por los cuernos.
Besitos a los dos.

administrador dijo...

Aparezco como administrador pero soy Sol, ellaesmayor.

atreyu dijo...

¡Quédate como administrador! Nos infundes respeto y paz.
¡Gracias hermosa! Igualmente.

Ventolin dijo...

Quedate como administrador o como quieras, pero quedate por favor

abi dijo...

Atreyu, esa fina ironía que tenés de los grosos hechos que suceden, me saca sonrisas gozosas...
Claro que hay que cambiar toda esta democracia representativa, que hoy representa sólo a los intereses de los poderosos de siempre.
Yo creo que ninguno, -salvo algunos visionarios-, sabe adónde iremos a parar a largo plazo con todas estas movidas de protestas populares, que se dan en tantos países. Porque las trampas de imperio son infinitas, pero el descontento de los pueblos también.
No se si seremos ilusos, pero como que toda esta nueva forma de manifestar nos da un poquito de esperanza cuando creíamos que todo ya estaba perdido, no ? Ana