miércoles, 28 de septiembre de 2011

REDUCIR GASTOS

En distinta ocasiones he escrito sobre la necesidad que tienen los estados de recaudar más de quien más tiene para redistribuir la renta y alcanzar el estado de bienestar.
Hoy quiero detenerme en el otro brazo de la balanza: se necesita gastar menos. Y hablo de gasto y no de inversión.
¿Cuánto cuesta a cada Autonomía su televisión o sus televisiones? Cataluña y Euskadi pagan dos televisiones: una en su propio idioma y otra en castellano. ¿Por qué? Comprendo una emisión en lengua vernácula dedicada a la cultura de la Autonomía pero no es de recibo las que dedican su programación a informativos dedicados a ensalzar al Gobierno de turno. ¿Cuántos profesores o médicos podrían contratarse sin ese gasto absolutamente inútil? Los españoles tenemos acceso gratuito a más de 20 canales de todo tipo y condición. Tenemos cubierta cualquier necesidad de tipo informativo, cultural, deportivo o de simple entretenimiento. ¿Qué nos aporta la televisión autonómica? Propaganda del partido que gobierna en ese territorio ya sea Cataluña, Andalucía, Valencia o Galicia. No es justo que esa propaganda se cargue un solo profesor o médico de la sanidad pública.
¿Se puede considerar inversión a esas “embajadas” que abren nuestras autonomías en organismos internacionales? ¿Hay algún gobierno autonómico que dé cuenta a su Parlamento de los costes y logros de esas delegaciones permanentes?
Para hacernos una idea de lo que estoy hablando,  el presupuesto de Telemadrid para 2011 es de 158. El ente prevé acabar el año con la misma plantilla que el presente, 1.175 personas.
La televisión pública de la Comunidad Valenciana, Canal 9, tiene 1.800 trabajadores, una plantilla superior a Tele5 y Antena3 juntas. Acumula una deuda de 1.122 millones de euros, ingresa 20 millones de euros en publicidad y cuesta 180 millones al año.
Los últimos datos disponibles con las cuentas ya cerradas son los del 2008. Un informe de la consultora Deloitte, elaborado por encargo de la Unión de Televisiones Comerciales Asociadas (Uteca), revelaba que el coste neto por hogar de la televisión pública en España ascendía en el 2008 a 127 euros, un 15,4% más que el año anterior. En cambio, los ingresos por publicidad de las cadenas públicas fueron de 59 euros por hogar, un 14,3% inferior al ejercicio anterior. En ese ejercicio, las televisiones públicas sumaron entre todas 772 millones de pérdidas, pese a haber recibido subvenciones por valor de más de 1.000 millones de euros.
Esto si se puede considerar un despilfarro en un gasto innecesario. 

4 comentarios:

atreyu dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
atreyu dijo...

Error enorme en una frase.
Repetimos.
En mi comunidad, hay dos canales de TV autonómica.
Canal 9 y Nou-2.
El primero tiene películas, concursos, "tómbolas", telediarios, ...
El segundo, naturaleza, remedios caseros para todo, divulgación, Visitas y recorridos.
Ambos, servirían para facilitar la divulgación y uso del valenciano entre mis paisanos y vecinos.
Desde el principio, sólo, el telediario y el fútbol, lo cumplen, el resto en castellano.
Bien, ¿qué más puedo decir?
Buenas noches...

Jesús dijo...

En realidad las televisiones autonómicas podemos considerarlas como una inversión que hacemos todos para que el partido gobernante manipule a los votantes con desinformativos y panegíricos varios a sus gobernantes.

atreyu dijo...

Aunque no soy sabia, rectifico mi error.
La Segunda cadena de RTV, emite totalmente en valenciano y la de 24 horas también.