lunes, 26 de septiembre de 2011

LETIZIA Y DANIEL

Daniel Serrano es periodista y esta carta es uno de los textos de Papacuéntameotravez, su último libro, muy recomendable.

Querida Letizia. Supongo que recordarás cuando compartíamos, en aquella CNN+ que (¡ay!) no volverá, los padecimientos propios de todo joven periodista. Horarios infames, jornadas inacabables, comidas a destiempo, más ginebra de la conveniente, humo de cigarrillos, el madrugón en pos de la noticia, cuando nuestro oficio consistía en algo tan simple que se definía en tres palabras: ve y cuéntalo.
Querida Letizia. Supongo que te recordarás como eras en aquel otoño (no el último de Neruda y sin boina gris). Eras la chica republicana que vivía en Rivas, enclave rojo de la periferia madrileña. El tiempo, implacable, nos convierte en otros. Aunque, a la vez, es curioso, jamás dejamos de ser los mismos. Una paradoja extraña.
Querida Letizia. Te escribo estas líneas porque creo que es la hora del Debate Republicano. La III República ha de convertirse en una posibilidad que encajar en la agenda política de los próximos años. La Santa Transición concluyó hace mucho y se acerca lo que, en tiempos del franquismo, se llamó «hecho sucesorio». Es decir, el fin de la monarquía de Juan Carlos I y el advenimiento de la monarquía de Felipe VI.
Querida Letizia. No existe una monarquía moderna. La monarquía es, por esencia, feudal. Los reyes no molestan, sostienen los partidarios del sistema monárquico. Pobre argumento pero válido. Eso sí, válido sólo para aquellos a quienes no moleste que la Jefatura del Estado permanezca en manos de una sola familia a perpetuidad. Muchos somos, a izquierda y derecha, quienes creemos que eso no es admisible.
Querida Letizia. Si llegara el momento del cambio, te afectaría, claro, pero no ha de ser tan traumático como parece. La existencia es un continuo reinventarse. Y si tú pudiste reinventarte en princesa, no te resultará difícil volver a ser la chica que vivía en Rivas.
Por cierto, tienes dos crías preciosas. Enhorabuena. Un beso.

2 comentarios:

Cristina dijo...

Buenísimo Andrés el haberlo reproducido, ¡va directo a mi muro de Face!!!
Un abrazo y muchas bendiciones
Cristina

Conxa Gausi dijo...

Que ironía...una republicana convertida en princesa en aras del amor, y mucho me temo que el requeteinventarse a si misma no entre dentro de sus cálculos, y como mujer enamorada y madre amantisima puedo entenderlo, no seré yo quien intente ponerme en su lugar, por otra parte y a pesar que pueda ser incongruente, soy simpatizante de esta monarquia, simplemente... son un buen ejemplo y me caen bien. Saludos