lunes, 31 de octubre de 2011

VIVOS

Pienso si los españoles no seremos un pueblo que se regodea en la muerte. Nuestra llamada fiesta nacional, son las corridas de toros, en las que éstos mueren sacrificados a un llamado arte.  Nuestro cainismo es por todos conocido y nos hemos matado con frecuencia. La Inquisición dura hasta 1834. La llamada semana santa consiste en la exaltación de la muerte por crucifixión de aquel al que los cristianos llamamos Hijo de Dios. Su resurrección pasa desapercibida o, en todo caso, vista como el final de unas vacaciones. Es curioso como la Pascua vista en otras latitudes como la fiesta de la vida en España, en el lenguaje coloquial, hacer la pascua equivale a fastidiar, molestar o perjudicar a alguien.
Y mañana millones de ciudadanos inundarán los cementerios, limpiarán con esmero las lápidas, depositarán flores sobre las mismas y quizás recen alguna plegaria a favor de quien en su día fue enterrado allí. Deben creer que en algún lugar concreto, hay alguien concreto que ha decidido la suerte del enterrado y le ha premiado o castigado para siempre pero… si elevamos una plegaria, ese castigo puede ser levantado. Soy creyente pero en mi fe no caben esas supercherías y pido perdón a quienes ese término les pueda sonar excesivamente fuerte. Pero si un día mis nietos leen este blog se sentirán liberados de rezar por mi y ojala me recuerden con alegría. Me gustaría por ejemplo que mi nieta Sofía me recordara en aquel sábado (anteayer) que se ofreció a acompañarme a mi casa de Majadahonda desde la de Andrés en Torrelodones. Son apenas diez kilómetros y necesitaba rellenar mi “pastillero” semanal de medicamentos.
Sofía acaba de cumplir 18 años y ha obtenido su carnet de conducir así que le dije: ¿quieres llevar tú el coche? No olvidaré su cara de alegría y sorpresa. Se sienta, coloca los espejos a su gusto, arranca y se le cala el motor. Yo, sentado a su derecha con cara de “aquí no ha pasado nada”. Vuelve a intentarlo y se cala de nuevo. Mi cara impasible pero mi pensamiento volaba a situaciones no deseadas…
Cuando está a punto de que le suceda lo mismo, me doy cuenta de que no ha quitado el freno de mano así que le digo: sería bueno que quitaras el freno de mano. Me miró soltó la carcajada, se liberó de los nervios y condujo hasta casa de Andrés sin más incidencias. Cuando abuela y tíos me preguntaron cómo conducía, obviamente oculté el pequeño detalle y dije que fue una conducción perfecta. Nos cruzamos una mirada de complicidad y pensé que ese es el abuelo que quiero que recuerde y así permaneceré vivo. 

domingo, 30 de octubre de 2011

CAMERÚN

Manoli y Antonio son una pareja extraordinaria con cuya amistad nos honramos Marilina y yo. Son más jóvenes que nosotros aunque ya tienen nietos. Ayer recibimos el relato de su experiencia en Camerún y hoy lo cuelgo en este blog para conocimiento y admiración de cuantos lo lean.

Londres, 28 Octubre 2011 
Queridos todos,
Aquí viene la prometida misiva de nuestra aventura camerunesa.
Para empezar deciros que ha sido una experiencia increíble, y hemos regresado con nuestros objetivos del viaje cumplidos y las expectativas superadas.
Muchas gracias a mi GRAN amiga Carmen, por transmitirnos su amor por Camerún y darnos las pautas y los contactos para conocer un poquito,
dentro de lo que se puede en 22 días,  la realidad de un país fascinante.
Los 22 días de aventura nos han cundido muchísimo: hemos trabajado y vivido en un barrio del extrarradio de Yaounde, la capital, entre chabolas, pistas sin asfaltar y socavones imposibles,  niños jugando en nuestra puerta  y vistas impresionantes de la ciudad; en el hospital hemos hecho inventario de medicinas hasta aburrirnos, hemos asistido a una auténtica celebración bamiléké; hemos comido pescado a la brasa con las manos, hemos visto venir una niña al mundo, sin epidural ni entre algodones; nos hemos levantado cada día al alba, con el sonido del gallo, a las 6 en pie y a la faena, pero sin quejas, ni perezas; hemos  asistido a una recepción en casa del embajador de España, con el cuerpo diplomático, viendo así la vida de la otra cara de la moneda; hemos vivido en mitad de la jungla, en Bikop o el paraíso, donde parece increíble que haya civilización, entre casas de adobe con suelos de barro, donde se cocina con fuego-fuego  y una treintena de conejillos de indias, corren sobre el barro del suelo de la cocina antes de ir pasando por el puchero en los próximos meses para alimentar a la familia; hemos visto llover cortinas de agua, durante 3 horas, seguido por un sol radiante; hemos estado en escuelas con niños como los sobris, que con 3 añitos andan 2 horas por la jungla, con sable o machete en mano para abrirse paso en la maleza, solos con sus hermanitos, hasta llegar al cole, donde a las 12, comen su primera comida del día (y a veces la única): 1 plátano un vaso de leche en polvo y un trozo de pan; hemos viajado en camionetas de 18 plazas, con casi el doble de pasajeros, donde la gente se santiguaba antes de arrancar (¡y no me extraña!); hemos sentido lo que es ser blanco en África, las reacciones que generamos por el color de nuestra piel; hemos visto que la malaria mata a más niños que el SIDA, que el SIDA tiene cura, pero no la superstición y brujería; hemos sido “chicos para todo”: mecánicos,  reporteros, técnicos de proyecto, fotógrafos y mirones, sobre todo mirones intentando no perdernos detalle de nada.
Hemos vivido en mitad de un poblado chabolista en Duoala, sin agua corriente y con diarrea, durmiendo casi siempre en camas imposibles; hemos jugado con chimpancés huérfanos, hemos navegado en piraguas artesanales, despertado a 10 metros del mar en una playa donde no había nadie más;  nos hemos dado un festín de marisco recién pescado en Grand Batanga con una estupenda compañía; hemos escuchado como se le escapaba la vida  a un chico de nuestra edad al otro lado de la calle; hemos montado en moto a la camerunesa (3, sin casco y casi con la botella de butano); pero sobre todo hemos conocido a gente maravillosa:  gente mucho más interesante durante 3 semanas que la gente que hayamos podido conocer durante 3 meses en Europa; hemos sido acogidos por los cameruneses e invitados a sus casas, a comer con la mano más pescado a la brasa o lo que hubiera, pero compartido de corazón; hemos conocido a europeos “africanizados”, gente muy inteligente, culta y  adaptada, con los ojos siempre abiertos para empaparse de más, y con las prioridades recolocadas hacía una vida más plena y feliz, sin estreses ni ansiedades; hemos sido testigos del grandísimo trabajo de los cooperantes laicos y sobre todo de la Iglesia, (los misioneros también son Iglesia aunque no sean Vaticano); la inmensa la falta de información e ignorancia de Europa sobre el INCREIBLE trabajo que realizan las misioneras y misioneros en África (para lo cual es necesaria la formación y apoyo desde Occidente), hemos visto cómo esta gente entrega el 200% de su vida, 25 horas al día, por amor a los demás, por mejorar la vida de los que sufren, sin condiciones, sin sermones, sin cielos ni infiernos, con los pies en la tierra, sin juzgar y con la cabeza en su sitio, pero impulsados por el mensaje de Jesús. Misioneras que hablan de sexualidad, métodos anticonceptivos, moral, respeto, dignidad, vida, muerte y los errores de la otra parte de la Iglesia  con mucha más amplitud de miras que muchos anti-clericales súper progresistas. Hablan de eso y de mucho más, pero en lo que hacen demuestran amor y Evangelio, sin palabras, con acciones. Ellas han sido nuestros ángeles de la guarda donde no hay lugar para los guiris inocentes, nuestras
madres, hermanas y amigas: Cristina A, Cristina L, Sara, Matilde, Rosi, Aurelia, Ana, Francesca, Faustine, Julie, Begoña, Socorro, nuestra querida Marisa, Águeda…
Y por último me he sorprendido aún más con mi mejor compañero de viaje y de vida: he visto que es aún más excepcional  de lo que ya sabía que era, le he visto trabajando de sol a sol con su permanente sonrisa, buen humor y poca charlatanería, abierto y receptivo a todos, deseando aprender, sin juzgar nada ni a nadie, compartiendo mi fe  desde su propia vivencia personal. Un enorme orgullo ver cómo se ha metido en el bolsillo a todos a su paso: niños, mayores, misioneras, blancos y negros e incluso chimpancés!
Ahora vuelta a la realidad y a digerir todo este atropello de vivencias, pero inmensamente feliz, llena y agradecida al de arriba, al de mi vera, al resto de mi familia y amigos y a todas las personas
que han hecho que este viaje haya sido tan especial.
GRACIAS

sábado, 29 de octubre de 2011

PERONISMOS

Juan José Millás creó un género literario personal, el articuento, en el que una historia cotidiana se transforma por obra de la fantasía en un punto de vista para mirar la realidad de forma crítica. Sus columnas de los viernes en El País han alcanzado un gran número de seguidores por la sutileza y originalidad de su punto de vista para tratar los temas de la actualidad, así como por su gran compromiso social y la calidad de su estilo.
Me gustaría conocer lo que opinan mis amig@s de Argentina sobre su visión del peronismo.  

En Argentina siempre ganan las elecciones los mismos que las pierden, los peronistas. Esto no sabemos si es bueno o malo para la sección de política, pero funciona muy bien en la de pasatiempos. La capacidad del peronismo para no significar nada al tiempo de significarlo todo es un jeroglífico de altura, una adivinanza imposible. Si inventáramos un objeto de regalo capaz de reunir la aceptación comercial del peronismo y su falta de sustancia, nos haríamos millonarios, pues podría venderse lo mismo en farmacias que en carnicerías y podrían prescribirlo por igual los médicos y los paramédicos, los psicólogos y los parapsicólogos. El peronismo serviría para el niño y la niña, para el joven y el anciano, para el militar y el estudiante, y se podría administrar indistintamente por vía oral, parenteral o intravenosa, aunque dispondríamos también de una presentación en forma de supositorio, para el culo.
Dicho así, parece que estamos hablando de un medicamento, lo que guarda más relación con nuestras limitaciones expresivas que con las cualidades del objeto, porque si el peronismo fuera una novela, por ejemplo, sería simultáneamente una novela de aventuras, de amor y de viajes, además de una metanovela culta y popular a la vez; lo sería todo, en fin, sería incluso una obra maestra sin dejar por eso de ser una basura y viceversa: la obra total con la que sueña todo creador desde el principio de los tiempos. Y si el peronismo fuera un bolígrafo resultaría tan útil para escribir como para desescribir. Hay que poner en marcha una Lotería Nacional Peronista que toque cuando no toque y que no toque cuando toque, pero sobre todo que toque y no toque al mismo agraciado, que será también, por eso mismo, un perdedor victorioso o un vencedor perdido. Ni idea de en qué categoría incluir a Cristina Fernández, quizá en las dos.

viernes, 28 de octubre de 2011

ES EL LADRILLO, NO GRECIA

Un viejo profesor de matemáticas nos decía con frecuencia que los problemas se resuelven cuando se explica con claridad las preguntas. Ignacio Escolar explica con absoluta claridad el origen de nuestra crisis.

Zapatero promete que no hará falta más dinero público para la banca española. Probablemente sea así en esta ronda: Merkel y Sarkozy han hecho un traje a la medida de sus bancos para que salgan más guapos en la foto del impago griego. Pero el verdadero agujero al que temer en España no está en la deuda pública, sino en la burbuja inmobiliaria. Entre todos los bancos españoles suman 800 millones de euros en bonos griegos. El ladrillazo que pende sobre la cabeza del sector financiero español mide 330.000 millones. Por comparar: toda la deuda pública griega es de 340.000 millones
Cuando haya que tapar ese inmenso agujero, ¿qué nos dirá el gobernador del Banco de España? ¿Pedirá Fernández Ordóñez otra reforma laboral o un nuevo recorte de las pensiones? ¿Propondrá que Benzemá sea titular en el Madrid o por fin hablará de lo suyo? La mayor contradicción de esta crisis está en esas recetas atendidas. Mientras el principal problema estaba en el ladrillo, en la banca y en el parón del crédito, las reformas más urgentes (fallidas, además) han sido para los trabajadores más precarios, para los funcionarios y para los pensionistas.
¿Cómo es posible, además, que ese mismo sector financiero enfermo, rescatado con dinero público, no haya dejado de repartir beneficios? Novacaixagalicia declaró haber ganado 146 millones en 2010. La Caja del Mediterráneo se apuntó en el último ejercicio 244 millones de beneficios. Unos meses después, ambas cajas fueron intervenidas. ¿Asumirán alguna responsabilidad los políticos que nombraron a los consejeros que firmaron esos balances amañados? ¿Lo hará el supervisor que dio su visto bueno desde el Banco de España?

jueves, 27 de octubre de 2011

AVANCES

Mañana viernes cumpliremos una semana en casa de Andrés y Paloma. Todas las mañanas acudimos a rehabilitación y le está ayudando a recuperar los movimientos mientras que el dolor está en franca retirada. Las nietas ayudan a que esté más distraída y se acuerde menos de la herida.
Otro entretenimiento es el intercambio de recetas de cocina con Sonia, la dominicana hermana de 55 años, que es un encanto de persona. Sonia enseña platos dominicanos a Marilina y ésta, platos españoles a Sonia. Un intercambio cultural del que sin duda salgo beneficiado jajaja.
Realmente pienso que somos unos privilegiados con los hijos y nuera que tenemos. Nos facilitan la vida y hacen que nunca nos sintamos solos.  

miércoles, 26 de octubre de 2011

EL PORQUÉ DEL SUBDESARROLLO SOCIAL ESPAÑOL

Vuelvo a publicar un certero análisis del Profesor Vicenç Navarro Catedrático de Políticas Públicas de la Universidad Pompeu Fabra.

El Estado del bienestar español, que incluye las transferencias públicas (como las pensiones y ayudas a las familias) y los servicios públicos de carácter social (tales como sanidad, educación, servicios sociales, servicios de ayuda a las personas con dependencia, escuelas de infancia, vivienda social y prevención de la exclusión social, entre otros), es el menos financiado de la Europa de los 15 (UE-15), el grupo de países de semejante nivel de desarrollo económico al nuestro. El gasto público social (que financia tales transferencias y servicios públicos) por habitante, así como el gasto público social como porcentaje del PIB, son los más bajos de la UE-15.
Esta subfinanciación explica que España sea también el país que tiene un porcentaje menor de la población adulta trabajando en los servicios públicos del Estado del bienestar. Sólo una persona adulta de cada diez trabaja en tales servicios públicos, en comparación con uno de cada cuatro que lo hace en Suecia. No es cierto, por lo tanto, lo que constantemente se reproduce en los medios de información próximos a la banca y a la gran patronal de que el sector público, incluyendo el ámbito social, esté hipertrofiado en España. Los datos muestran precisamente lo contrario. España está a la cola de la Europa social, y los recortes sustanciales que se están llevando a cabo empeorarán todavía más esta situación.
Las causas de este subdesarrollo social no son, como frecuentemente aducen economistas y políticos neoliberales, la menor riqueza de España frente al promedio de la UE-15. En realidad, el nivel de riqueza de España, medido por el PIB per cápita, es ya el 94% del promedio de la UE-15. En cambio, el gasto público social es sólo un 74% del promedio de la UE-15. Si fuera el 94%, España se gastaría en su Estado del bienestar 66.000 millones de euros más.
¿Por qué este bajo gasto público social? La respuesta depende de la sensibilidad política de quien responda. Así, los nacionalistas conservadores-liberales que gobiernan la Generalitat de Catalunya atribuyen la subfinanciación del Estado del bienestar en Catalunya a lo que llaman “el expolio de Catalunya por parte de España”, argumento que utilizan frecuentemente durante el periodo electoral, como hemos visto recientemente en las declaraciones de Duran i Lleida. Este es, por cierto, un argumento generalizado en los medios de información en Catalunya, incluyendo los de propiedad pública de la Generalitat.
Los datos (incluso los proveídos por el propio partido gobernante de la Generalitat) no apoyan, sin embargo, tales tesis. Según los portavoces del partido nacionalista conservador-liberal, el supuesto “expolio” representa el 9% del PIB catalán. Puesto que tal partido político acepta que para pagar al Estado central (para cubrir los servicios comunes provistos por el Estado y los gastos de solidaridad con otras partes de España) el Gobierno de la Generalitat está dispuesto a aportar un 4% del PIB, esto implica que el “expolio” neto sería un 5% del PIB (nueve menos cuatro). Ahora bien, Catalunya, por el nivel de riqueza que tiene (su PIB per cápita es el 110% del promedio de la UE-15), debiera gastarse en su Estado del bienestar un 29,8% del PIB, es decir, 12 puntos más de los que se gasta ahora (17,8%). La eliminación del supuesto “expolio” eliminaría menos de la mitad (5 puntos) de tal déficit de gasto público social. Catalunya continuaría en la cola de la Europa social aunque se eliminara el supuesto “expolio” nacional.
El subdesarrollo social de Catalunya y de España no se debe primordialmente a los temas nacionales que acaparan la atención política y mediática del país y que siempre se movilizan en tiempos electorales. En tales tiempos, los nacionalismos periféricos se oponen al nacionalismo español, que no se define a sí mismo como tal, pero que es el más poderoso y excluyente. La falta de sensibilidad que caracteriza al nacionalismo español que niega la plurinacionalidad de España es el mejor aliado de los secesionismos periféricos. La no aprobación de la totalidad del Estatut refrendado por el pueblo catalán por parte del Tribunal Constitucional ha sido una causa clave del crecimiento del secesionismo. No hay nada más próximo a este que el jacobismo imperante en sectores del Estado español. De ahí que el nacionalismo catalán encuentre un campo fértil para movilizar a la población en Catalunya.
A pesar de este aparente antagonismo, estos nacionalismos –central y periférico– se alimentan y se necesitan el uno al otro. Tales nacionalismos se centran en el tema nacional para ocultar la causa real del subdesarrollo social de Catalunya y de España y que no es el “expolio nacional”, sino el “expolio de clase”. El primero se utiliza deliberadamente para ocultar el segundo, lo cual explica las alianzas constantes entre los nacionalismos centrales y periféricos al día siguiente de las elecciones. El PP, que explota el anticatalanismo en el resto de España, es el mejor aliado de CiU en Catalunya y, en caso de ganar el PP en España, CiU apoyará, como ya lo hizo antes, los políticas de clase responsables del subdesarrollo del Estado del bienestar, que se basa en los escasos ingresos al Estado (sólo un 34% del PIB, frente al 44% en la UE-15 y un 54% en Suecia), y que es consecuencia de que las rentas superiores y del capital tributan mucho menos de lo que lo hacen sus homólogos en la UE-15. El trabajador de la manufactura paga un 74% de lo que paga su homólogo en Suecia. El 1% de renta superior paga sólo el 20%. Y es más que probable que el porcentaje real sea incluso mucho menor. Tanto el Estado español como la Generalitat de Catalunya podrían resolver esta situación. Ambos tienen capacidad fiscal y las herramientas para hacerlo, pero no lo hacen y, mientras, utilizan las banderas en tiempo electoral para ocultar esta realidad.

martes, 25 de octubre de 2011

SINDROME

Nuestra amiga Conxa es valenciana y la luz mediterránea dibuja con un tremendo realismo sus metáforas...
 
Se que lo escribí en un momento álgido de la borrachera sangrienta de ETA y que quizás es demasiado visceral, pero así lo sentí y así lo envío, eso si, con la 
esperanza de que este momento sea, aun siendo un camino sinuoso, nos lleve a un final de paz y libre de momentos como los casi 900 muertos que deja tras de si estos criminales.


Un abrazo con paz y felicidad, Conxa

Ayer,
sin ir mas lejos,
encontró la maldad su nombre,
se subió a la cima,
miró sobre el hombro de nadie,
escupió su fuego
vomitando sangre
y rugió su furia
contra el viandante
¡bastardo! ¡ fantoche!
¡yo soy el gigante!
¡y también soy el mundo!
-que el infame estallido
llega a todas partes-

Y los puños de la turbamulta
se llenan de dientes y espadas,
y una voz enardecida
se alza y aúlla:
!mentira!
!No existe clave de gigante!
solo sofismas
enanos de metralla.

Y el sereno corazón se muda
al brillo tembloroso de la rabia
y fuerte otra vez
el grito al combate

¡desactiven bombas!
¡que la voz de la roja mañana
no escape!
¡que no se pierdan
las justas palabras en el aire,!
Que no hay nada comparable
a ser...HUMANO
que a ser... LA VIDA
no hay nada que lo iguale.
Conxa Gausí

lunes, 24 de octubre de 2011

QUÉ ASCO

A Maruja Torres le da asco lo que está viendo en la Sanidad Pública de Cataluña

Me entero de las verdaderas intenciones sanitarias de Mas & Companys mientras visito Beirut. Cuando vivía aquí, siempre que me ponía enferma tenía que entrar en Urgencias con un cheque de 500 dólares entre los dientes. Por entonces me consolaba pensando que cuando regresara a Barcelona me atenderían esos excelentes profesionales de la Sanitat Pública en los que tanto confío, y que lo harían gratis y bien, usando las instalaciones y los adelantos que han sabido acumular a lo largo del tiempo. Un tiempo durante el cual los trabajadores españoles hemos cotizado puntualmente. Yo, concretamente, durante 51 años.
Si lo llego a saber, me lo gasto en chulos. Todo eso de que la privatización descarada -toma ya, Esperanza Aguirre: te han pasado por la izquierda tus compadres catalanes- no va a repercutir en los enfermos me lo tomo como me vengo tomando todo lo que se nos cuenta últimamente desde las alturas, confiando ellos en que seamos, además de indiferentes, imbéciles: me lo tomo con el dedo medio de la mano derecha en posición levantisca. Es decir, para ser más clara, con el dedo corazón dirigido precisamente hacia arriba, do los destinatarios moran. Para empezar, vayámonos olvidando de la denominación "pacientes", porque ellos ya lo han hecho. En adelante seremos clientes. Tendremos enfermedades rentables para las empresas que se hagan con el negocio, o sufriremos trastornos que no les reportarán beneficios. Y nuestro médico, ese en quien confiamos, a saber adónde irá a parar. Eso sí, ya nunca más estaremos obsoletos, prisioneros de un sistema pasado de moda, en el que existían ambulatorios, camas, quirófanos y medicinas pagados por nosotros. Lo más moderno, descuartizar lo público para que se beneficie la empresa privada, pronto al alcance de todos. Porque Catalunya siempre ha sido la autonomía que señala el camino.
Váyanse preparando.

sábado, 22 de octubre de 2011

VÍSPERA DE OTRA VICTOTIA

Beatriz Sarlo es escritora, ensayista y crítica literaria argentina.
Cristina Fernández de Kirchner arrasará en las elecciones del domingo. El Gobierno que salga de ellas será el más fuerte y concentrado de los últimos 30 años. En cambio, el sistema político es el más débil y disperso
Nadie duda de la victoria de Cristina Fernández de Kirchner. Las elecciones presidenciales argentinas están ganadas desde las primarias abiertas que tuvieron lugar el 14 de agosto. Nada de suspense en lo que concierne a un tercer mandato. ¿Hay algo nuevo en esta situación? ¿Hay algo que tanto opositores como oficialistas pueden festejar juntos?
Por supuesto. El tercer periodo del partido de Gobierno marca definitivamente que se han recorrido los tramos más peligrosos del camino iniciado en 1983 con la presidencia de Raúl Alfonsín. Lo que se llamó "transición democrática" ya es un capítulo cumplido. No hay más transición, sino continuidad institucional, sea quien sea el presidente elegido.
Valdría la pena, entonces, examinar qué democracia ha quedado después de la transición. El partido de Gobierno, que une a casi todos los afluentes peronistas y lleva como rótulo Frente para la Victoria, ha desbaratado al resto de las representaciones políticas. Las ha reducido a retazos poco significativos y, seguramente, los resultados del próximo domingo le darán a la presidenta una holgada mayoría parlamentaria propia (hecha de hermanos, primos y arrimados). El único interrogante con perspectivas de futuro es el Frente Amplio Progresista, encabezado por Hermes Binner, que inicia una construcción a la uruguaya (como lo indica el nombre que ha elegido).
El Gobierno que resulte de estas elecciones será el más fuerte y concentrado de los últimos 30 años. El sistema político es, en cambio, el más débil y disperso. Esta es la paradoja argentina. Refleja una realidad difícil de aceptar: la democracia es, en estas tierras, un sistema atenuado por tres rasgos que el peronismo (kirchnerista o no kirchnerista) perfeccionó a lo largo de su historia: verticalismo, centralismo y carácter plebiscitario.
Vamos de a uno. Al ganar estas elecciones la presidenta reafirma una legitimidad de origen. La va a votar más del 50% del padrón. La adoran los sectores más empobrecidos (que subsisten gracias a los planes sociales pero que están casi definitivamente excluidos del trabajo y de los sueños de ascenso). La respetan sectores medios, porque les parece decidida y llena de coraje; y piensan esto mientras enarbolan sus bolsas de compras y sacuden sus tarjetas de crédito. Tiene un grupo creciente de capitalistas amigos, entre ellos los grandes empresarios mineros, que son acusados de depredadores, no pagan casi impuestos y reciben una silenciosa bendición presidencial.
El plebiscito electoral reafirma a Cristina Fernández. Pero, antes, venía de ganar una batalla cultural en la que conquistó a jóvenes, que hoy son funcionarios del Estado; artistas, que la apoyan desde los medios públicos, que funcionan como medios del Gobierno; académicos e intelectuales, que han visto el crecimiento de los presupuestos destinados a la ciencia y el arte. La máquina cultural kirchnerista no es, por cierto, solo simbólica, sino que devora recursos estatales, contratos, participación en canales de radio y televisión, descomunales puestas en escena como lo fueron los festejos del Bicentenario de la Revolución de Mayo y la actual megaexpo Tecnópolis. Gran espectáculo, recursos económicos a discreción, persuasión de la imagen.
El centralismo es la forma en que este dispositivo se ha implantado. La tradición peronista fue centralista desde sus comienzos en la década de 1940. El líder ocupa un vértice a partir del cual se ordena todo: el partido de Gobierno, las bancadas parlamentarias, los ministros y funcionarios. Néstor Kirchner jamás hizo una reunión de gabinete ministerial. Cristina Fernández, tampoco. Son una instancia innecesaria, tanto como es innecesario el partido. Todo fuga hacia el vértice y desde el vértice descienden todas las decisiones. Esto pulveriza cualquier conato de reflexión horizontal, dentro de un partido congelado en la obediencia y un Gobierno cuyos funcionarios responden, sin relevos, a la presidencia. La verticalidad del justicialismo kirchnerista es un ideal de funcionamiento. Por eso, la presidenta no dialoga con la oposición ni con la prensa. Sencillamente, imparte clases magistrales por cadena nacional.
Por supuesto, el centralismo es la consecuencia de este rasgo. La Argentina es un país federal solo en la letra de la Constitución. Todas las decisiones, comenzando por las presupuestarias pasan por la Casa Rosada. Varias provincias debieron reclamar, ante la Corte Suprema de Justicia, deudas que el Estado nacional tiene con ellas. Poco han logrado. El lema es una vertiginosa actualización del "doy para que me des". El lema es "doy, si me obedeces". La presidenta maneja a los gobernadores a través del reparto de recursos que realiza poniendo en un platillo de la balanza la fidelidad y en el otro los dineros públicos. La autonomía de las provincias se reduce al mínimo a través de un chantaje económico constante y despiadado.
¿Todo está mal entonces? Contestar afirmativamente implica pasar por alto que la presidenta ha continuado dos políticas importantes. Por un lado, la que concierne a los derechos humanos y la continuación de los juicios a los responsables del terrorismo de Estado. Nadie puede reprocharle vacilación en este punto. Con esta política Cristina Fernández ha construido su armadura protectora y su casco mágico. Las organizaciones de familiares, Madres y Abuelas, la veneran y, desdichadamente, han ido perdiendo su carácter extrapartidario para convertir a muchos de sus dirigentes en militantes oficialistas. Pero el uso de las políticas de derechos humanos no debilita la importancia de haberlas encarado con decisión. Tampoco le quita méritos el hecho de que, cuando fueron enunciadas por Néstor Kirchner, el momento era mucho más propicio que cuando el presidente Raúl Alfonsín, en 1985, enjuició a las tres Juntas Militares.
Están también las políticas de subsidio a la pobreza. Aprobarlas tal como siguen hoy sería ignorar que, cuando se implementaron, a partir de la crisis del 2001, la situación era catastrófica. En la actualidad, la Argentina está en condiciones de perfeccionar esas redes sociales. Sobre todo, de hacerlas independientes de caudillos, de expulsar la tutela del clientelismo y liberar así la voluntad de quienes se benefician con subsidios y todavía pueden temer que un cambio de Gobierno termine con ellos. Esta es una tarea inmensa, la mayor y la más importante en términos políticos y, sobre todo, una tarea emancipatoria. La gran pregunta es, sin embargo: ¿querrá la presidenta en su tercer periodo emancipar de la tutela del clientelismo a sus votantes pobres e indigentes?
Algunas cuestiones pendientes para este tercer periodo: por ejemplo, la despenalización del aborto. Hace meses, Cristina Kirchner se manifestó en contra. No volvió a pronunciarse sobre el tema y hay en el Congreso un proyecto de ley que deberá tratarse. La pregunta es si prevalecerá un talante conservador y antiliberal. El tema casi no fue objeto de debate previo a las elecciones. Quien esto escribe se escandaliza de que los partidarios de la despenalización subrayen, con toda razón, las consecuencias sanitarias de los abortos clandestinos, pero se hable muy poco de los derechos de las mujeres a la libertad de elegir su vida. Quizás el talante conservador sea compartido con amplias mayorías sociales.
No creo que sea una cuestión de detalle. Hace a la composición ideológica mixta del kirchnerismo, con algunas vetas tradicionales fuertes, aunque estén disimuladas por el aire de innovación que una mujer pone en la presidencia. Populismo actualizado, democracia plebiscitaria y poco institucional, el kirchnerismo es esa mezcla que habilita que muchos progresistas formen en sus filas y otros progresistas, casi idénticos, sean opositores con razones igualmente fundadas. Algo que caracterizó desde sus comienzos al peronismo histórico.

viernes, 21 de octubre de 2011

Que nadie nos quite la esperanza, que nadie intente sacar réditos políticos, que sepamos, como se refleja en el cuadro de Las Lanzas, ser generosos y no vengativos. Que no dejemos a nuestros hijos y nietos ni odio ni rencor. Así lo expresa Ignacio Escolar. mucho mejor que yo:


A casi todos nos hubiera gustado que pidiesen perdón, que entregasen ya mismo las armas, que admitiesen su error, que anunciasen su disolución y que demostrasen que, esta vez, es para siempre. A pesar de estos peros, el 20 de octubre de 2011 pasará a la historia como el día en el que la democracia derrotó a ETA. No hay marcha atrás posible: matar es fácil, pero ETA no era sólo una banda de asesinos (que también). Lo que diferenciaba a los terroristas es que había una parte de la sociedad vasca que justificaba sus crímenes. Por eso no hay vuelta atrás: porque su propia gente ya no lo toleraría. Porque la propia ETA y su mundo, los que les apoyaban, por fin han asumido que su sangrienta “lucha armada” ha sido un absoluto fracaso.
ETA ha sido completamente derrotada, por mucho que vistan su rendición de otra cosa, por mucho que haya quien no quiera reconocer, por electoralismo egoísta, este exitoso final para la democracia. Han matado durante más de cuarenta años porque querían Navarra y el País Vasco francés en un Euskadi socialista e independiente y se han rendido sin conseguir ni uno solo de sus objetivos. Sin lograr nada de nada, sólo toneladas de dolor inútil.
Desde hoy, el problema es otro: cómo superar el horror de esos 829 asesinados, cómo lograr la convivencia entre los que cada día miraban los bajos de su coche y aquellos que justificaban el terror. No hay que olvidar: no hay que permitir que se borre la memoria de las víctimas. Pero no hay mejor noticia que la certeza, o casi, de que Jean-Serge Nérin, ese gendarme francés asesinado en marzo de 2010, fue el último inocente muerto.

jueves, 20 de octubre de 2011

CUATRO NOTICIAS

Son hechos de diferente índole y categoría que se  acumulan en mi vida entre hoy y mañana.
La primera noticia es el asesinato de Gadafi. Porque hay que llamar a las cosas por su nombre y se le mató sin un juicio justo al que tiene derecho hasta el peor criminal y porque salvo USA ningún país democrático aprueba la pena de muerte aunque el Vaticano no lo haya condenado en cualquier caso.
A las 7 de la tarde, hora peninsular, me entero del comunicado de ETA. Han hecho mucho daño inútil y, respetando otras opiniones, espero que no sea la venganza la que guíe los pasos para resolver la situación de tantos encarcelados.
El traumatólogo que visitó a Marilina le dio el alta para mañana después de la rehabilitación. Hoy pasé 12 horas en el hospital y estoy agotado pero contento.
Y, finalmente, mañana 21 de octubre hará 48 años que nos casamos en la capilla de la Virgen del Camino, en las afueras de León. Lo celebraremos por la tarde en casa de Paloma y Andrés. 

DÍA HISTORICO

ETA ANUNCIA EL CESE DEFINITIVO DE "SU ACTIVIDAD ARMADA" DESPUÉS DE ASESINAR A 850 PERSONAS EN CINCUENTA AÑOS DE HISTORIA

¿PESIMISMO O REALISMO?

No es la primera vez que cuelgo en mi blog algún artículo de mi paisana Ángeles Caso. Me gusta su lenguaje directo y su claridad de ideas.

Supongo que cuando Stéphane Hessel publicó en 2010 su panfleto Indignaos, estaba lejos de suponer las consecuencias que llegaría a tener. Ese texto abrió una puerta por la que han ido pasando desde entonces millones de personas de un montón de países, todas esas que ahora
–aquí, en Nueva York, Tokio o Berlín– están al otro lado de esta sociedad hipercapitalista, derrochadora, corrupta e injusta, luchando por construir un mundo mejor.
Entretanto, a los indignados les llueven las críticas. Los partidos hacen jueguecitos a su costa intentando rascar algún voto, pero sus adeptos los ponen verdes en privado. Reacción lógica por parte de los conservadores, aunque sorprendente entre todos aquellos de centro-izquierda que afirman pomposamente que cuando ellos hacían cosas parecidas en los sesenta y los setenta, tenían una razón muy seria para ello, la lucha por la democracia. Lo de ahora en cambio, según dan a entender, es una frivolidad.
Unos y otros olvidan que la democracia no es perfecta y que está infectada de suciedades variadas. Que los jóvenes de las plazas no son una panda de vagos y maleantes, sino gente con ideas propias y con demasiado tiempo libre porque el paro afecta al 45% de ellos. Que de entre todas esas personas que el pasado día 15 se manifestaron en tantas ciudades del mundo, saldrán los políticos y los juristas del futuro. Y que quizá –quizá– sean ellos quienes entonces, si no traicionan sus viejos días de esplendor, consigan realmente que todo esto mejore. La vida, por ahora, juega a su favor.

miércoles, 19 de octubre de 2011

LO QUE SÉ

Gloria, una buena amiga desde hace años, me envía esta entrevista. Gloria vive en Viña del Mar, preciosa ciudad chilena sobre el Pacífico,  conocida por su Festival de la Canción.

Así respondió, a los 84 años, Kirk Douglas el cuestionario que conforma la excelente sección de la revista Esquire titulada,
“LO QUE SÉ” 
Mis hijos no tuvieron las ventajas que tuve yo en mi infancia: cuando uno viene de la pobreza más abyecta, no hay otra dirección adonde ir que no sea hacia arriba.
Sé que el amor es más hondo a medida que uno se hace más viejo.
Sé que todo el mundo tiene ego.
Sé que, por más que a los judíos nos enseñen a leer en hebreo, no entendemos un carajo de lo que estamos leyendo.   Cuanto más estudio la Torá menos religioso me vuelvo, y más espiritual quizá.   En el último Yom Kippur opté por la traducción al inglés y descubrí que Dios no necesita que le cantemos alabanzas sino que seamos mejores como personas.
Sé que cada hijo es diferente y que hay que darles soga, siempre:  no aconsejarlos mucho y dejarlos cometer sus propios errores.   Es como el pase inglés: uno tira los dados y espera a ver qué pasa.
Sé que, el que no quiere y no valora  a sus padres, es un ser muy infelíz, y lo será toda su vida; pobrecillo de el, no quisiera estar en su lugar.   Como explicará a sus hijos que no quiere a sus padres.   Ellos devolverán de la misma manera.   Para pensar no?
Sé que, el respeto y el amor a los padres jamás se debe perder por ninguna razón, a ellos les debemos todo, por más errores que hayan cometido, y hayan hecho lo que hayan hecho, les debemos perdonar todo, no nos alcanza la vida para pagarles, estamos vivos por ellos, y somos lo que somos por ellos,  ¿se entiende?   soy padre y tengo hijos.
Sé que, a veces, lo que te compromete te libera   Yo no quería ser actor de cine.   Mi vida era el teatro y la primera vez que me llamaron de Hollywood rechacé el ofrecimiento.   Pero entonces nació Michael y hacía falta más dinero, y me vine para acá.
Sé que todo buen aprendizaje termina sólo cuando estás bien muerto.
Sé que, si un hombre me diera a entender que nunca cometió un pecado en su vida, no me interesaría en lo más mínimo hablar con él.
Sé que el que odia y critica a una persona por algún motivo, (no importa cual), solo es porque no se aguanta ni él mismo, y es idéntico a la persona que critica, por eso lo ataca, generando mas odio interno a si mismo.   Penoso y lamentable.
Sé que los musulmanes siguen a Mahoma; los cristianos a Jesús, y los judíos, a Moisés, pero es el mismo Dios, en mi opinión.
Sé que hacer películas es una forma un poco cara de narcisismo.
Sé que los hijos necesitan la misma cercanía física con el padre como con la madre.   Cuando beso a mis hijos en la boca, alguna gente me mira raro, pero no me importa porque sé que no es una debilidad.
Sé que Atrapado sin Salida fue una gran decepción en mi vida. Compré los derechos para cine, pero nadie quería hacer una película con eso.   Entonces pagué para hacerlo en Broadway, pero tampoco.   Había una línea en especial en el libro que me parecía inigualable: cuando McMurphy trata de arrancar el lavatorio de la pared delante de los demás internos y no puede.   Y todos lo están mirando y él gira hacia ellos y les grita: ‘¡Por lo menos traté!’.    Hay días en que pienso que ése debería ser mi epitafio.
Sé que por algo es que la política se ha vuelto una mala palabra.
Sé que hay cosas en la vida que uno nunca logra hacer como Dios manda.   Jugar al golf, por ejemplo.
He sobrevivido a la caída de un helicóptero, con cirugía vertebral incluida, a un infarto que casi me lleva al suicidio, tengo un marcapasos y problemas en el habla.   ¿Y qué?   Siempre me digo: la edad está en la cabeza.   Es el único antídoto que permite seguir funcionando.
Sé que millones de personas murieron por motivos religiosos: algo anda mal ahí, ¿no?
Sé que esto puede pasar: uno se muere, lo llevan frente al barbudo sentado en el trono, uno pregunta si eso es el cielo y el barbudo responde: "¿El cielo ? De ahí acaba de venir, caballero".
Sé que la única gente que puede destruir Israel son los judíos, porque su obstinación alimenta la división.   Como decía aquel chiste en que se encuentran el presidente de los Estados Unidos y el de Israel y éste le dice:   ‘Sé que ha de ser difícil ser presidente de 250 millones de personas, pero ¿sabe lo que es ser presidente de cinco millones de presidentes?’
Todo el mundo se la pasa hablando de los viejos tiempos: que las películas eran mejores, que los actores eran superiores, que la gente era más solidaria.   Lo único que yo sé de los viejos tiempos es que ya pasaron.
Sé que pensar un poco en los demás es una manera de distraerse de uno mismo.
Creo que recién ahora empiezo a saber quién soy.   Como si mis virtudes y mis defectos hubiesen estado hirviendo en una olla todos estos años y con el hervor se hubieran ido evaporando y convirtiéndose en humo, y lo que queda en el fondo de la olla es mi esencia, y se parece inquietantemente a aquello con lo que empecé al principio.
Eso es lo que sé.

NORMALMENTE SÓLO COMEMOS MAÍZ Y FRIJOL

Danilo Valladares describe desde Guatemala el terrible drama que sufre ese querido país

Josefa Ortega de 8 años y su hermano Juan de 3 meses

Guatemala, con 14 millones de habitantes, soporta la mayor desnutrición crónica infantil de América Latina.
Miles de familias de Guatemala subsisten con una precaria dieta alimenticia a base de granos y cereales ante la incapacidad económica de abastecerse de proteínas de origen animal
“Si se puede, compramos aunque sea un hueso en la carnicería cada 15 días, aunque regularmente la pasamos con maíz y fríjol”, admite Marvin Fajardo, un campesino, padre de tres hijos, del sureño departamento guatemalteco de Escuintla.
Como Fajardo, miles de familias de Guatemala subsisten con una precaria dieta alimenticia a base de granos y cereales ante la incapacidad económica de abastecerse de proteínas de origen animal, como las que proveen carnes y lácteos, importantes para el crecimiento y desarrollo mental de las personas. Este caso se repite a lo largo y ancho de este país, principalmente en el área rural y entre la población indígena, y acaba muchas veces en un “cuadro de desnutrición crónica”, como le llaman los médicos, lo cual marcará su salud para el resto de su vida.
Guatemala, con 14 millones de habitantes, soporta la mayor desnutrición crónica infantil de América Latina, al afectar a 49,3 por ciento de niños y niñas menores de cinco años del país, y una de las más altas del mundo, según el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef).
“En el desayuno comemos frijoles y uno que otro pescadito que logramos capturar, en el almuerzo consumimos fríjol y arroz y en la cena lo mismo”, relató Fajardo, quien subsiste de la siembra de plátano en la comunidad Trocha Ocho del municipio de Nueva Concepción, a 194 kilómetros de la ciudad de Guatemala. Esta vez su situación empeoró. Sus siembras desaparecieron bajo el agua con la llegada de la época lluviosa, azuzada por la depresión tropical 12-E, que alcanzó al país el miércoles 12.
“Perdí mi cosecha de plátano, de la cual subsistimos, y ahorita estamos recibiendo víveres del Programa Mundial de Alimentos”, narró Fajardo, vía telefónica, a la espera de que bajara el nivel del agua de la aldea, anegada por los aguaceros, para poder regresar a casa. Sin embargo, el drama no termina ahí. Dado que la siembra de dos manzanas de plátano no le alcanza para subsistir, este campesino suele trabajar en fincas aledañas para poder alimentar a su esposa y a sus tres hijos. “Pero por todas las inundaciones no hay empleo por ningún lado”, dijo, preocupado.
La inseguridad alimentaria que atraviesa esta familia en el sur del país es una situación que comparten otras miles en Guatemala, donde la mitad de sus habitantes viven en la pobreza y 17 por ciento son indigentes. Pero, ¿qué consecuencias tiene esta situación en la salud de estas personas?
Cyntia Tabín, nutricionista del hospital Nacional del noroccidental departamento de Totonicapán, señaló que esta clase de alimentación provoca deficiencias en el crecimiento y desarrollo intelectual de los niños, quienes luego presentan bajo rendimiento y posterior deserción escolar. De hecho, la estatura es algo que no se recupera, mientras que el desarrollo mental podría mejorar dependiendo de la alimentación posterior, pero no hay certeza de ello, según la experta.
“Tenemos una dieta pobre en proteínas de origen animal, como la carne, productos lácteos e incluso los huevos, que es lo más caro para la población”, señaló. En Totonicapán, el departamento con el índice más alto de desnutrición crónica del país al afectar a 77 por ciento de su población, se suele comer un tamal y atol de maíz, agua de cebada, sopa sin carne ni verduras, acompañada de hierbas.
Esa dieta con el tiempo conduce a la desnutrición crónica, según Tabín. ”Lo adecuado sería que los niños consuman alrededor de 65 por ciento de carbohidratos, 15 por ciento de proteínas y 20 por ciento de grasa”, indicó. ”Pero casi 80 por ciento de lo que comen son carbohidratos como el arroz y el maíz, que son más baratos”, explicó. En este país centroamericano, una libra de maíz cuesta el equivalente a 20 centavos de dólar, cuando la misma cantidad de carne de bovino puede valer dos dólares, 10 veces el precio del maíz o más.
Las madres lactantes también pueden contribuir a esta debacle alimenticia. El abandono de la lactancia materna antes de los seis meses constituye una causal “importante” de la desnutrición infantil, según la nutricionista.
Los efectos más importantes de la malnutrición infantil están detallados en el “Análisis situacional de la malnutrición en Guatemala: sus causas y abordaje”, presentado el martes 11 por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).
Los datos son alarmantes. La desnutrición crónica reduce entre 10 y 15 puntos el coeficiente intelectual, la pérdida de uno por ciento en talla de adultos por desnutrición en la niñez conduce a una pérdida de productividad de 1,4 por ciento y la deficiencia de vitamina A compromete en 40 por ciento el sistema inmunológico de los menores de cinco años, detalla el documento.
Hernán Delgado, coautor del estudio, comentó que, lamentablemente, la desnutrición crónica que se manifiesta durante los primeros 1.000 días de vida provoca daños irreversibles en el ser humano. ”Lo ideal sería garantizar que desde la concepción hasta el segundo año de vida, la madre y el niño tengan la nutrición más adecuada”, apuntó el experto.
Sin embargo, el avance en materia nutricional del país, es raquítico como el problema mismo. ”La tendencia a la disminución en desnutrición crónica que se observa en Guatemala, expresada en puntos porcentuales reducidos por año, es de 0,5 desde 1965 a 2008″, se lee en el informe.
Peor aún, en los menores de cinco años la anemia creció de 42 a 48 por ciento entre 2002 y 2008, mientras que el sobrepeso y obesidad creció en 87 por ciento en los últimos 43 años, agrega. ”Es un problema muy serio, responsable en gran medida del subdesarrollo de Guatemala, que requiere de acciones integradas que tocan lo estructural”, según Delgado, cuyo estudio considera importante el acceso a medios de producción como la tierra y recursos de capital para mejorar la nutrición.
El documento recomienda focalizar la atención en la población en riesgo, principalmente durante los primeros 1.000 días de vida, crear programas para favorecer la educación y la salud, y definir una agenda multisectorial de seguridad alimentaria.
Carolina Siu Bermúdez, directora del Instituto de Nutrición de Centroamérica y Panamá, dijo que la desnutrición es un problema que no se elimina con dar un alimento mejorado sino por la reducción de la pobreza, la mejora de la educación y la salud de las mujeres y el acceso a fuentes de trabajo
Mientras tanto, agencias de la Organización de las Naciones Unidas anunciaron el lunes que los precios de los granos básicos continúan en aumento.

martes, 18 de octubre de 2011

HAY QUE TOMARLOS EN SERIO

Marco Schwartz, Jefe de Opinión del diario Público, comenta las manifestaciones en todo el mundo el pasado día 15

Con independencia del número de manifestantes que se echaron a la calle en casi mil ciudades de los cinco continentes, el 15 de octubre de 2011 será recordado como el día en que se produjo la primera protesta genuinamente global contra el orden establecido. Inspirados por el 15-M español, ciudadanos de todo el mundo, desde Nueva York hasta Seúl, pasando por Buenos Aires o Roma, se unieron bajo un lema común –“Unidos por un cambio global”– para expresar su indignación contra un sistema dominado por las fuerzas de los mercados y del que se sienten marginados, por no decir excluidos. Algunos partidos, tanto en España como en otros países, podrán seguir insultando y acosando a los activistas de esos movimientos de protesta, pero cualquier político sensato debería tomárselos en serio e intentar comprender, y atender, los motivos que subyacen en esta ola de descontento, sobre todo cuando se está canalizando por medios pacíficos. No basta con escudarse en que sus mensajes son muy difusos. O en descalificar determinadas exigencias, como se ha hecho con la reclamación de una democracia “real”, con el argumento de que esa democracia ya existe, al menos en los países desarrollados. Hay que ser ingenuo, o cínico, para no advertir que “algo va mal”, como señalaba el título del último libro de Tony Judt. No es casual que el movimiento de los indignados haya eclosionado en medio de la actual crisis financiera, en la que se está manifestando con brutal naturalidad el rostro más injusto y despiadado del actual modelo económico ante la pasividad, o la connivencia, de los gobiernos elegidos por los ciudadanos.

lunes, 17 de octubre de 2011

CARTA ABIERTA AL SR. RAJOY

Como creyente me interesa confirmar que el programa de usted, Sr. Rajoy es “como Dios manda” según sus propias declaraciones.
El segundo mandamiento del decálogo es: no usarás el nombre de tu Dios en vano. Para ello el programa deberá ajustarse a sus normas y entre ellas, el séptimo exige que no se robe. Hay muchas formas de robar y una de ellas es precarizar los salarios. ¿Lo va a impedir el Sr. Rajoy? ¿Va a tolerar el escándalo de las diferencias de ingresos? Porque el Señor dice: Ay del que escandalizare, más le valiera atarse una rueda de molino y lanzarse al mar.
Otras nimiedades que se me ocurren es preguntar si en el programa inédito del Sr. Rajoy está eso de dar de comer al hambriento, de beber al sediento, vestir al desnudo, cobijar al que no tiene techo… No hago las mismas preguntas a otros partidos porque no manifiestan que “gobernarán como Dios manda” y publican las líneas maestras de su programa de gobierno.
Como creyente exijo que no use el nombre de mi Dios en vano y aclare inmediatamente si las leyes de Dios están exactamente en su programa o, caso contrario, rectifique y no juegue con lo sagrado o se condenará    

¿YO ESCRIBÍ ESO?

Conocí a Juan Arias leyendo sus crónicas desde el Vaticano en pleno Concilio. Ex sacerdote, corresponsal en Roma de El País, se inició en la escritura por consejo de José Saramago, gran amigo suyo. En su trabajo como filólogo, destaca su descubrimiento en la Biblioteca Vaticana del único códice existente escrito en el dialecto arameo que supuestamente habló Jesús de Nazaret, buscado desde hacía siglos.

¿Yo escribí eso?
Por: Juan Arias | 17 de octubre de 2011
Cuando era corresponsal en Roma, un grupo de periodistas extranjeros tuvimos una noche una charla con el gran cineasta Federico Fellini. Cuando le expusimos nuestras interpretaciones sobre una de  sus últimas películas, el tímido genio del celuloide nos miró entre irónico y bonachón y nos espetó: “¿Yo dije eso en mi film? ¡Qué maravilla!”
Federico Fellini Si siempre la lectura e interpretación de un texto o de una imagen fueron una tarea árdua por la riqueza que encierran las palabras, hoy la nueva comunicación digital necesita de un esfuerzo aún mayor para ello. Todo se hace más sintético. Los conceptos se expresan como relámpagos. Ciencias que hasta ayer buceaban en la interpretación de la forma y contenido de los textos, como la crítica textual, la semiótica, la epistomología, la semántica y hasta la filología comparada, necesitarán reciclarse para analizar el nuevo lenguaje cibernético que está influenciando también el lenguaje periodístico.
En las actuales protestas planetarias de los jóvenes  en busca de una mayor participación en la política tradicional que se ha quedado vieja y que ven en las palabras de los poderosos sólo pájaros muertos, surgen espontáneos, eslóganes, palabras de orden, consignas y nuevas  expresiones creativas, cuya interpretación necesitaría  de una nueva semántica.
La dificultad en la interpretación de un texto lo tocamos con mano cada día los periodistas con los comentarios de los lectores. Yo nunca elimino ni los más rabiosos porque son un material a veces precioso para entender las dificultades de la lectura y del  análisis de un artículo que en la red  suele  ser leído con mayor rapidez y fugacidad que en el papel.
Un ejemplo: en uno de los post de este blog, cuando subrayé que los indignados de Brasil han centrado su protesta fundamentalmente en la lucha contra la corrupción, algunos lectores lo interpretaron como una critica a nuestro 15-M, cuyos seguidores, decía el lector, “también luchan contra la corrupción”.
Y cuando puse de relieve que los indignados brasileños no sufren de nacionalismos y acaban sus manifestaciones entonando el himno nacional y desplegando la bandera con los colores de Brasil, ya que todos se siente igualmente brasileños, otro lector leyó que yo había criticado que los españoles no aman a su país ni a su bandera. No era así, claro. Yo hablaba sólo de Brasil y no hacía comparaciones. Las hizo el lector.
 Con algunos de mis libros me ha acontecido algo más insólito. Recibo a veces cartas de lectores que me felicitan por una afirmación que no sólo no aparece en el libro sino que hasta en él se defiende lo contrario. Pero el  lector, quizás arrastrado por una exigencia personal que le apremiaba  en ese momento, llegó a leer hasta lo que no estaba escrito y no consiguió ver que el texto decía incluso lo contrario.
No es una crítica que hago a los lectores. En periodismo es un clásico subrayar  la subjetividad de la observación de un  hecho ocurrido en la calle para contarlo en el periódico. Nos explicaban en la Universidad que tres o cinco periodistas que observan el mismo hecho, lo describirán con detalles no sólo diferentes sino a veces  hasta contrastantes. Lo mismo ocurre con un mismo texto leído por personas diferentes. Es la riqueza que encierra cada gesto humano, cada situación, cada palabra, cada imagen , cada mirada, cada ideología, incapaces de abarcarlo todo y menos de describirlo en su fecunda realidad. Existen tantas lecturas de un texto como miradas se posan sobre él.
 El padre de los poetas brasileños, Carlos Drummond de Andrade escribió un poema titulado Palabra, que expresa toda la riqueza del lenguaje. Nada, en efecto, como la poesía es capaz de revelarnos la fuerza escondida en las palabras y el respeto que debemos tenerlas porque de ellas estamos hechos, y “en ella vivimos” como dice Drummond.
PALAVRA
Já não quero dicionários
Consultados em vão.
Quero só a palavra
Que nunca estará neles
Nem se pode inventar.
Que resumiria o mundo
e o substituiria.
Mais sol do que o sol,
dentro da qual vivêssemos
todos em comunhão,
mudos,
saboreando-a.
(Carlos Drummond de Andrade)