miércoles, 30 de noviembre de 2011

AMÉRICA


América Latina está viviendo una etapa prometedora. Han desaparecido los dictadores, se afianzan los sistemas democráticos, disminuye la corrupción aparecen los pactos entre Estados que hasta ayer vivían de espaldas. USA cada día tiene menos peso en sus economías y crece el intercambio con las potencias emergentes de Asia.
Soy consciente de que hay Terrenos en los que es preciso avanzar decididamente en campos como la Educación, Sanidad o fiscalidad redistributiva pero es alentador observar como la crisis financiera mundial está siendo superada con éxito entre los países hermanos de América mientras USA y Europa están pagando un alto precio por sus errores neoliberales.  Ya era hora que lo que despectivamente llamaban el patio de atrás de USA, se esté convirtiendo en ejemplo a seguir por muchos gobiernos prepotentes.
Y ya es hora de que Europa descienda del Olimpo para pisar la realidad y aprender del joven subcontinente latino.





PREGUNTAS


Decía Jacinto Benavente, autor de la gran obra teatral “Los intereses creados” que las heridas que se ocultan se convierten en incurables.
En España hemos ocultado la verdad de los crímenes del franquismo durante y después de la guerra que nos regaló 40 años de dictadura.El Valle de los Caídos es una obra iniciada en 1940, una vez terminada la guerra y en él están enterrados más de veinte mil republicanos y el causante de tanta muerte, el llamado general Franco. Fue construido por prisioneros de guerra y en la obra murieron más represaliados. La mayor parte de los veinte mil republicanos allí  enterrados lo fueron sin el permiso de sus familiares que ni siquiera saben si es allí donde el asesino depositó sus restos.
Zapatero encargó un informe sobre qué  hacer con ese monumento a un grupo de expertos independientes. Lo encargó tarde y la respuesta acaba de ver la luz.
Ignacio Escolar analiza y se pregunta por la situación:

¿Tiene algún sentido ético o estético que el único cadáver enterrado en el Valle de los Caídos sin ser víctima de la Guerra Civil, el único de los más de 30.000 que allí descansan que pudo morir de viejo y en la cama, sea precisamente el del general golpista que provocó la matanza? ¿Por qué hay que preguntar a la Iglesia si le parece bien que trasladen los huesos del caimán llamado Francisco Franco? ¿No fue el dinero público, y el trabajo forzado de miles de presos republicanos, lo que levantó ese horrendo mausoleo? ¿Pagan acaso el IBI los frailes benedictinos que rezan por el alma del tirano? ¿Pagará Rouco Varela las reparaciones que los expertos señalan como imprescindibles para que el faraónico engendro no se venga abajo?
¿Conocen ustedes algún otro país europeo que aún honre los huesos de un dictador contemporáneo en una tumba ciclópea patrocinada por el Estado? ¿Alguna otra capital civilizada que tenga en el skyline de su extrarradio una cruz de 150 metros de altura en homenaje al fascista que secuestró el país durante más de tres décadas?
¿Qué opina de todo esto Rajoy, si es que opina algo? ¿Está a favor o en contra del traslado? ¿Sacará a Franco de allí, pero que no lo llamen Memoria, o al contrario? ¿Nos lo dirá De Cospedal la próxima vez que baje del Sinaí de Génova y lleve a los mortales su palabra? ¿Aprovechará Rajoy esta decisión para desmarcar al PP por fin y para siempre de su pasado reaccionario o se verá preso del ala ultra, de ese latente franquismo sociológico que aún habita, al fondo a la derecha, dentro del partido que fundó Manuel Fraga?
¿Y Zapatero? Tras siete años largos en La Moncloa, ¿no ha tenido un momento mejor para plantear estas preguntas cuyas respuestas son tan obvias?

martes, 29 de noviembre de 2011

ERROR


Rosa Montero escribe hoy en el diario El País:


Lo publicó este diario el sábado, en un estremecedor reportaje de Ferrán Balsells. Enrique Conesa, de 55 años, con un dolorosísimo cáncer terminal, está viviendo un espantoso tormento en sus últimas semanas de vida porque la morfina que toma por boca ya no le hace nada. El 16 de noviembre tenía cita en el hospital de Mataró para pasar a la morfina en vena. La consulta fue anulada por la huelga de médicos y el hospital reprogramó la cita para el 28 de marzo, cuatro meses y medio más tarde, fecha en la que Enrique ya habría muerto rabiando. Antonia Benegas, la mujer del paciente, fue al hospital a quejarse, a rogar, a exigir. No le hicieron ni caso: le dijeron que la cita programada no podía modificarse. Cuatro días después el reportero de EL PAÍS llamó al hospital para saber su versión, y una hora más tarde el centro médico telefoneaba a Antonia para adelantar la cita al día 30, es decir, a hoy. "Ha sido un error", declaró un portavoz del hospital.
Ni siquiera estamos hablando aquí de las controvertidas sedaciones terminales, sino de recibir la medicación necesaria para amortiguar un sufrimiento inhumano. Desde el 16 de noviembre hasta hoy han pasado dos semanas, una eternidad de horas de tormento. No corren buenos tiempos para la muerte digna, porque los conservadores acostumbran a mostrar mayores prejuicios y porque los recortes de la crisis se suelen cebar con los más débiles. ¿Cuántas víctimas más habrá ahora mismo en España sufriendo como perros unas agonías innecesarias y atroces? ¿Cuántos ancianos solos que no cuentan con la ayuda de una mujer tan batalladora como Antonia? Y qué decir de todos esos burócratas del hospital de Mataró que no se leyeron el informe o que lo leyeron y les dio igual, esa pequeña gente de corazón de piedra que ignoraron la angustiosa petición de la mujer. Malditos sean.

DÉCIMAS A PIE DE URNA


Joaquín Sabina y sus poemas llenos de irónico humor...

Elecciones generales,
veinte de noviembre impío,
atizan la ola de frío
Botines y cardenales.
Aguirres y Cospedales
gozan con el extravío
del voto del desvarío.
Los magnates hacen cola
y, mientras compran el Hola,
reclaman: ¿Qué hay de lo mío?
Yo que ni vengo ni voy
de Ambiciones a Cantora,
sé de sobra que esta hora
malhechora es de Rajoy.
Habrá que ver, desde hoy,
si la mancha de la mora
se quita con otra mora
menos roja y compartida.
No vacunan contra el sida
los rosarios de la aurora.
Por fin saldrá del armario
el programa campeón,
abróchense el cinturón
que soplan vientos corsarios.
Con aromas funerarios
se aligera la nación
de la carne de cañón
y al carnero degollado
que lo coja confesado
la nueva ley del Talión.

lunes, 28 de noviembre de 2011

GRACIAS SEÑOR ZAPATERO


Es costumbre de muchos apuntarse al carro de los vencedores pero es menos frecuente permanecer al lado de quien se hunde aunque nos parezca que tiene razón. Parece que el periodista Xavier Sardá pertenece al segundo grupo. Gracias Atreyu por enviarme este documento.

Gracias, señor Zapatero

XAVIER SARDÀ
Tal y como están las cosas, creo que se entenderán estas palabras como desinteresadas, aunque nunca se sabe. Me da igual: permítame mostrarle mi agradecimiento personal por su tarea al frente del Gobierno. Permítame felicitarle especialmente por lo que ha hecho usted a lo largo del último año. Gobernar contra las propias convicciones para evitar un mal mayor hace al estadista. No sé si acabaremos como Grecia o Italia, pero de momento lo ha evitado usted perdiendo popularidad, votos y sueños.
Ahora que Rajoy será presidente del Gobierno, se hace el bueno y pide comprensión. Yo se la otorgo, pero él se la ha negado a usted en una España al borde del abismo. Es una pura cuestión de calidad humana. No es pura alternancia, es algo más. Que ganen y usted descansa. Créame. No es pura alternancia, porque es muy difícil olvidar lo que han dicho algunos antisistema del PP y su prensa incendiaria. Han dicho que usted es de ETA y que les ayudaba a huir. Han dicho que la fiscalía y los jueces que han investigado los sonrojantes casos de corrupción eran monigotes a sus órdenes. Han dicho que los policías y los guardias civiles que han perseguido delitos monetarios eran una banda de perros corruptos que olisqueaban solo las presas que usted les indicaba. Han maldecido al Tribunal Constitucional cuando sus sentencias no les parecían adecuadas. No votaron en el Congreso a favor de las medidas económicas de urgencia para escapar al rescate, pese a que las consideraban oportunas.  Estaba trabajando usted para Rajoy, sin Rajoy.
Le quiero felicitar a usted por lo del talante, que pronto se echará en falta. Le quiero felicitar como catalán por lo del Estatut. Ahora dicen aquí que usted y Rajoy son lo mismo. La próxima vez, impugne usted el Estatut al Constitucional.  Total, para que luego le digan que son ustedes lo mismo... Haga usted como el PP y no perderá votos en el resto de España.
A estas alturas de la vida deseo la mejor suerte a cualquier Gobierno que salga de las urnas y se la deseo también al señor Rajoy. Al señor Rajoy hay que felicitarle como próximo presidente del Gobierno, pero en ningún caso, insisto, por su trabajo como líder de la oposición. Cuanto más favorables le eran las encuestas, menos altura de miras. Pura codicia de mayoría absoluta a cualquier precio.





¡SOS ARGENTINA!


Los familiares de Víctimas de la crueldad de Franco piden que Argentina investigue en España
ante la pasividad de la aun contaminada justicia española.

PÚBLICO Madrid 27/11/2011 21:46
Varios de los querellantes contra los crímenes del franquismo que interpusieron una denuncia en Buenos Aires el 14 de abril de 2010 han pedido a la jueza argentina que lleva el caso que viaje a España para tomar testimonios a familiares de desaparecidos durante la dictadura.
Según la Asociación de Recuperación de la Memoria Histórica, esta demanda responde a un informe del Gobierno en el que se aseguraba que las violaciones de derechos humanos llevadas a cabo por la dictadura "ya están siendo investigadas" por la Justicia española.
"Como argumento fundamental, el Ejecutivo utilizó el caso Garzón, que se ha caracterizado precisamente por ser la operación judicial española para paralizar las investigaciones de los crímenes de la dictadura y mantener la impunidad", critica esta asociación.
Por ello, los querellantes han solicitado a la Justicia argentina varias medidas, entre ellas que se instale en la Embajada en Madrid y reciba allí a familiares de desaparecidos para tomarles testimonio y conocer "de primera mano el daño que sufrieron y el abandono que padecen por parte del poder judicial español".
Asimismo, en su escrito, requieren que la jueza solicite al Gobierno información precisa acerca de quiénes fueron los responsables de las citadas violaciones, quiénes firmaron las sentencias ilegales de los juicios sumarísimos y toda la información a la que tenga acceso el Gobierno con respecto a los crímenes de la dictadura.















domingo, 27 de noviembre de 2011

DESPIDO DE INVESTIGADORES


Jaime Prats nos informa sobre el resultado de las politicas conservadoras sobre el desarrollo de la ciencia.

Más de dos mil científicos españoles (2.840 a las 17.30 horas de hoy), y también de otras partes del mundo, han suscrito una carta de protesta en contra del despido de la mitad de los trabajadores del Centro de Investigación Príncipe Felipe (CIPF) de Valencia. Hoy deben dejar su puesto de trabajo al hacerse efectivo el expediente de regulación de empleo que se ha aplicado a la institución, después de que la Generalitat valenciana haya reducido a la mitad la aportación en dos años hasta dejarla en 4,4 millones de euros para 2012.
El recorte en el centro Príncipe Felipe supone perder fondos de investigación
El centro Príncipe Felipe deja a la mitad la plantilla y la investigación
'Nature' llora el declive del Centro Príncipe Felipe
En el documento, titulado Alma científica, los investigadores apoyan a los 113 empleados (entre técnicos e investigadores) que se van a la calle y muestran su "perplejidad y preocupación" por el recorte de la Generalitat. Ello supone "un tremendo golpe a la investigación biomédica en el país" e implicará que se pierdan "importantes sumas de dinero que diversos programas de investigación nacionales y extranjeros han concedido a los investigadores del centro en convocatorias públicas y altamente competitivas".
Los investigadores muestran su indignación al producirse esta situación en un momento en que "desde círculos del poder se dice que la investigación y la innovación son claves para salir del atolladero actual y poder pensar en un futuro mejor". En un momento de crisis "es cuando se ve la importancia de invertir en investigación, algo que no produce, en general, rendimientos inmediatos pero que puede asegurar una economía sólida a medio plazo".
En la nota, los autores advierten de que "lo que costó décadas de esfuerzo puede perderse en minutos si se toman las decisiones equivocadas" y que políticas "como las que se pretenden aplicar al Centro Príncipe Felipe forman parte de esas decisiones equivocadas". La iniciativa, que se puso en marcha el miércoles y seguirá abierta hasta el lunes, pretende conseguir que la Generalitat rectifique y dé marcha atrás en el ERE.

CASTIGO


Javier Pradera procedía de una familia significada de la dictadura franquista. Su abuelo, Víctor Pradera, fue un destacado político carlista navarro fundador junto a José Calvo Sotelo del Bloque Nacional. En los primeros días de la Guerra Civil tanto el abuelo como su padre, Javier, fueron asesinados en la retaguardia republicana, traicionados por miembros del PNV. A pesar de los antecedentes familiares, Javier Pradera fue desde su juventud un activo opositor al régimen franquista, siendo militante comunista en la clandestinidad desde 1955 hasta que abandonó el PCE nueve años más tarde, tras la expulsión de Fernando Claudín y Jorge Semprún.
Licenciado en Derecho, en su trayectoria literaria y de editor, siempre vinculada a los medios de comunicación, fue el primer director (1962-1966) de la delegación en España de la editorial mexicana Fondo de Cultura Económica.
Manuel Vicent nos recuerda que falleció pecisamente el pasado día 20 de noviembre, el mismo día que el dictador Franco y la derrota socialista en las urnas…

MANUEL VICENT
Siendo como era Javier Pradera un maestro de la ironía, de clara inteligencia cáustica, habrá que tomar como un sarcasmo el hecho de que eligiera para morir un 20-N, la misma fecha en que lo hizo Franco y la jornada electoral en que el partido socialista fue pasado por las armas de cristal, que son las urnas, para dejar a la Derecha la propiedad absoluta de todo este solar. Rafael Azcona, que era un optimista natural, decidió morirse un domingo de Resurrección por si acaso, pero el pesimismo lúcido de Javier Pradera no se permitió fallar en el último momento. Puesto que la muerte es un desastre, que lo sea hasta el fondo. Como hizo el elegante actor británico George Sanders antes de partir hacia el más allá, Pradera pudo haber dejado escritas en un papel sobre la almohada estas palabras para los amigos: ahí os quedáis en ese infecto basurero. A partir de ahora esta será la España que Javier Pradera ha dejado atrás, con el socialismo derrotado, acomplejado y culpabilizado por haberse portado mal. Claro, claro, los socialistas también querían tener un piso en la ciudad y un apartamento en la playa, ir de vacaciones a Cancún, que sus hijos estudiaran en la universidad de Columbia, conducir un coche de gran cilindrada, abrasar la tarjeta de crédito en los grandes almacenes, vestir ropa cara, que el banco les concediera dos hipotecas, cenar en buenos restaurantes los sábados, ser muy sexys y no dejar de reír y bailar. Esta misma gente de izquierda, que no permitió al Gobierno socialista un recorte en el bienestar social o un impuesto de más, ha entregado con un gusto morboso a la derecha, la dueña de la finca, el látigo para que la azote. Según el viejo manual, la socialdemocracia estaba históricamente llamada a solucionar la crisis del capitalismo. Ni ese placer masoquista le ha sido permitido. Pero posiblemente muchos votantes de la derecha también habrán de llorar por sus plegarias atendidas en las urnas. Si me encontrara con Javier Pradera en una esquina del barrio como otras veces, con su inteligencia malvada me habría explicado en pocas palabras por qué todos los españoles, de izquierdas y de derechas, estamos invocando el castigo del padre después de haber votado. Pero Javier Pradera ha muerto un 20-N y uno ya no sabe qué pensar.

viernes, 25 de noviembre de 2011

ALBA


Esta anécdota familiar se la dedico a nuestra amiga y paisana Minervina con la intención de mitigar sus dolores de hernia discal.
Ocurrió mientras estábamos en casa de Paloma y Andrés durante la recuperación definitiva de Marilina. Sus dos hijas fueron para nosotros motivo de gran diversión. La segunda se llama Alba y acaba de cumplir 2 años. Candela cumplirá 4 el primero de diciembre. Así que Alba tiene que buscar su sitio y ¡vaya si lo encuentra! Si por algún motivo llora, basta ofrecerle comida para que se calle. Y digo comida en general porque el abanico de sus gustos van desde las anchoas al chocolate con churros pasando, claro está, por el arroz o los espaguetis. También le gusta tanto la carne como el pescado.
Uno de los días en que estábamos con ellos, Alba tuvo algo de tos y Paloma la llevo al pediatra que le recetó unos supositorios.
Y el problema llegó cuando Paloma intentó colocárselo porque Alba, muy enojada le dijo a su madre: ¡Por el culo nooooo! ¡Por la boca! 

YA VAN DOS


Ya son dos las Comunidades Autónomas que restringen el derecho legal que teníamos TODOS los que viven en España. Y aun el nuevo gobierno conservador no ha tomado posesión del mandato otorgado por las urnas.
Lo que me pregunto es si el mandato comprendía esta política insolidaria e inmoral…
Recomiendo tanto la lectura de la noticia como la carta 

GOLDMAN SACHS


Estremecedor estudio de Carlos Enrique Bayo sobre el criminal comportamiento de uno de los causantes de la crisis financiera y actual promotor de las soluciones que nos están imponiendo. ¿Hasta cuando?

Goldman Sachs se forra provocando hambrunas
Tan obsesionados andamos con la deuda soberana, la crisis del euro y la recesión del ladrillo, que nos hemos olvidado de los que están mucho peor que nosotros: los mil millones de personas que cada día se acuestan con hambre.
Las hambrunas que aquejan al planeta tienen múltiples causas, desde las sequías e inundaciones causadas por el cambio climático hasta la industria de los biocombustibles, que quita tierras y cultivos a la producción de alimentos para llenar los depósitos de los grandes todoterrenos del mundo rico. Pero pocos saben que uno de los principales motivos de ese sufrimiento mundial –y de que cinco millones de niños mueran por malnutrición cada año en el Tercer Mundo– es la ingeniería financiera con la que los tiburones de Wall Street transformaron los mercados de futuros de las materias primas en una ruleta bursátil, con la que seguir enriqueciéndose, tras el pinchazo de la burbuja de las puntocom en 2000-2001.
En realidad, a los primeros que se les ocurrió tan estupenda idea fue a los banqueros neoyorquinos de Goldman Sachs, quienes ya en 1991 crearon un nuevo instrumento especulativo, un índice de 18 productos básicos –del trigo, el cacao, el cerdo, el arroz o el café, al cobre y al petróleo– para que los brokers pudieran también jugar en lo que hasta entonces era un mercado especializado. A ese Goldman Sachs Commodity Index se sumaron después muchas otras grandes entidades financieras deseosas de aprovecharse de la llamada “apuesta de China”: la lógica creencia de que a medida que crezcan los ingresos de chinos, indios y otros integrantes de las nuevas clases medias de las potencias emergentes, consumirán alimentos de mejor calidad y en más cantidad. Una jugada segura.
Es lo que la Conferencia sobre Comercio y Desarrollo de las Naciones Unidas (Unctad) denomina “financialización” de los mercados de productos de primera necesidad. Un fenómeno que se desbocó cuando los lobbies financieros norteamericanos consiguieron que el Congreso de EEUU aprobase por la vía de urgencia –para compensar a los mercados del colapso de la burbuja digital– una legislación que permitió a los grandes fondos de pensiones y hedge funds que empezasen a especular con derivados de esos índices de materias primas. Acababa de empezar el siglo XXI y tanto republicanos como demócratas abrazaban el credo de la desregulación financiera.
El resultado fue tan espectacular como ignorado por políticos y ciudadanos: en sólo cinco años, las posiciones de los fondos en el mercado de materias primas pasó de 13.000 a 317.000 millones de dólares. Esa tremenda multiplicación especulativa buscaba, por supuesto, que los precios de esos productos básicos se disparasen, para obtener pingües beneficios con los astronómicos márgenes entre lo que se paga a los agricultores (fijado de antemano e invariable) y lo que se acaba cobrando a los consumidores.
Y así fue. Según los cálculos de la Unctad, en la primera década del siglo los precios medios del trigo, el maíz y el arroz prácticamente se triplicaron… produciendo decenas de miles de millones de beneficios a los especuladores bursátiles, con los que compensaron sus pérdidas en las temerarias operaciones de las hipotecas subprime, los activos basura y los CDS. Entretanto, en 2008 estallaban revueltas del hambre en una treintena de países del Tercer Mundo, donde la mayoría de la población tiene que gastar en alimentos el 70% de sus ingresos y no puede costear ni la menor subida de precios; simplemente ha de pasar hambre.
Ni siquiera la actual crisis económica global ha frenado ese encarecimiento de los productos de primera necesidad, pues el año pasado los precios de los cereales aumentaron en más del 60%.
“El mercado de los alimentos se ha convertido en un casino”, declaró Joerg Mayer, de la Unctad, a The Guardian. “Y por una única razón: hacer que Wall Street gane todavía más dinero”.

Carlos Enrique Bayo es redactor-jefe de Mundo en Público, ha sido corresponsal en Moscú (1987-1992) y en Washington (1992-1996), así como máximo responsable de Internacional en cinco periódicos distintos. Ha actuado como enviado especial en los conflictos de Afganistán, Camboya, Oriente Próximo y Armenia-Azerbaiyán.También ha cubierto eventos históricos como la caída del Muro de Berlín y la matanza de Tiananmen, entre muchos otros acontecimientos mundiales.

jueves, 24 de noviembre de 2011

¿IGUALDAD DE GÉNERO?


He leído en la Agencia Europa Press el estudio sociológico presentado por la Federación de Mujeres Progresistas sobre la igualdad de género y las actitudes y comportamientos de los jóvenes que transcribo más abajo.
Durante la transición española hacia la democracia, la juventud luchó por la igualdad en todos los campos, incluido la igualdad de género. Hoy tengo la sensación de que la juventud se ha acomodado, es más conservadora y así lo muestra en sus votos y ha cambiado su utopía por el egoísmo.  

La sociedad española ha avanzado notablemente en los últimos años, pero en otros aspectos parece haberse quedado estancada. Según un estudio sociológico realizado por la Federación de Mujeres Progresistas, el 80% de los jóvenes cree que en una relación de pareja las chicas deben complacer al chico.
El estudio, que se presentó este jueves con motivo de la celebración mañana del Día Internacional contra la Violencia de Género, concluye que los adolescentes (chicos y chicas) siguen estableciendo diferencias entre ambos sexos y adscriben a cada uno de ellos cualidades exclusivas.
El objetivo del informe que ha presentado la presidenta de la Federación, Yolanda Besteiro, es dar a conocer la conexión existente entre las desigualdades en las relaciones de pareja de jóvenes y los posibles episodios de maltrato que pueden producirse.
El informe “¿Igualmente? Alumnado y género, actitudes y comportamientos” se ha realizado a partir de los datos de un total de 1.396 cuestionarios realizados entre 2009 y 2010 en institutos de secundaria de las provincias de Madrid y Burgos, aunque sus promotores consideran que el resultado de la muestra es extrapolable a toda España.
Entre los resultados destaca que el 80% de las personas entrevistadas cree que la chica debe complacer a su novio, el 40% piensa que el chico tiene la obligación de protegerla a ella y el 60% está de acuerdo en que los celos son normales en una relación.
Afirmaciones como éstas, u otras como la de controlar el móvil de la pareja o que el amor de un hombre es condición necesaria para que una mujer se sienta realizada, son, según la Federación de Mujeres Progresistas, indicios suficientes para que alertar de actitudes tempranas de posibles situaciones de maltrato.
"Las opiniones de los más jóvenes sobre sus relaciones afectivas denotan situaciones de control por parte de ellos y de sumisión por parte de ellas, lo que puede suponer el preludio y el inicio de episodios considerados como violencia de género", ha señalado en rueda de prensa Besteiro.




LO QUE VEMOS, ESPERAMOS


¿Y la pócima milagrosa? se pregunta Ignacio Escolar en su columna de Público.

Lo que hicimos en las urnas tiene su eco en la Generalitat. Crecido por la victoria de CiU, Artur Mas ha anunciado más recortes y amenaza con un nuevo impuesto a los enfermos: el repago sanitario (hay quien lo llama copago y para Mas, en el colmo del eufemismo, es “un ticket moderador”). Por supuesto, estas medidas no estaban en su programa, ni tampoco se plantearon durante la campaña electoral. No era el momento, parece ser.
Barcelona abre el camino mientras en Madrid aún hay quien se sorprende de que el mero advenimiento de Mariano Rajoy no haya convencido a los mercados de que dejen de especular con el euro. La bolsa baja, la prima sube y Cristobal Montoro calla, para variar. “Que nosotros ganemos le conviene a Alemania, a Europa y a los mercados. Ese solo hecho ya les da tranquilidad”, prometía el portavoz de economía del PP justo antes de votar. Hubo quien se lo creyó y ayer “el cambio” consiguió calderilla: que España pagase más intereses que Grecia por sus nuevos bonos. Tranquilizante, ¿verdad?
Mientras en el Congreso buscan cómo acelerar el traspaso de poderes (se han pedido informes jurídicos para que sea antes del 13 de diciembre), hasta los suyos le exigen a Rajoy que adelante unas gotas de su pócima milagrosa: que explique ya su plan. Hay un problema de continuidad, un error de racord, como dicen en el cine. Rajoy se pasó la campaña diciendo que no podía detallar los recortes porque no conocía el estado real de las cuentas (como si no fuesen datos públicos). Era un subterfugio para después exagerar la mala herencia recibida y justificar así los recortes ocultos. Si ahora desenfunda la tijera antes de llegar a La Moncloa, habrá quien le recuerde aquello que prometió en campaña de decir siempre la verdad.

miércoles, 23 de noviembre de 2011

LA IZQUIERDA VOLATIL


César Molinas Sans es Doctor en Ciencias Económicas por la Universidad de Barcelona y Licenciado en Matemáticas. Desde estas dos especialidades analiza científicamente los resultados de las elecciones del 20-N con más profundidad que lo hice yo hace dos días. 
Tenemos la lógica tendencia a ver los resultados más con el corazón que con el cerebro. Ésta es la otra forma de analizarlos:
 
Curiosas elecciones las del 20-N. El PSOE se desploma y pierde 4,3 millones de votos y 59 diputados respecto a 2008. El PP alcanza una mayoría absoluta muy holgada, pero incrementa sus votos solo en 0,56 millones, menos que UPyD (0,8 millones) e IU (0,7 millones). ¿Cómo interpretar lo que ha ocurrido? ¿Dónde han ido los votos perdidos del PSOE?

Hace ya cuatro años, en 2007, publiqué un artículo en EL PAÍS titulado El poder decisorio de la izquierda volátil. La tesis del artículo era que las elecciones en España no se ganan o pierden en el centro político, sino en la izquierda "volátil". Si definimos a los electores "centristas" como aquellos que en unas elecciones generales han votado al PSOE y en otras al PP (es decir, los definimos por cómo votan, no por cómo se autodefinen en las encuestas), el artículo estimaba que en España había un número muy reducido (0,6 millones) de estos electores y que eran prácticamente irrelevantes. Si definimos a la izquierda "volátil" como el conjunto de los electores cuyo voto oscilaba entre el PSOE, IU y la abstención (ahora se tendría que añadir UPyD), el número resultante era mucho más alto (2 millones). La sístole-diástole de estos electores -y no la de los centristas- ha determinado hasta ahora la alternancia en el poder en nuestro país. En lo que sigue, en primer lugar, haré algunas precisiones sobre los números del 20-N y utilizaré los modelos cuantitativos del artículo de 2007 para discutir adónde han ido los 4,3 millones de votos perdidos por el PSOE. Y, en segundo lugar, junto con algunas conclusiones, discutiré hasta qué punto el trasvase de votos habido el 20-N entre el PSOE y el PP puede estar anunciando el declive del modelo de la izquierda volátil en nuestro país y el principio de la consolidación de un núcleo de electores centristas que provoque la alternancia en el poder oscilando entre los principales partidos de centroizquierda y centro-derecha.

Comencemos por los números del domingo pasado y, de entre ellos, por la tasa de participación en las elecciones. Dicha tasa resulta difícil de calcular a pocas horas de cerradas las urnas porque no se conoce el resultado del voto residente en el extranjero (censo CERA, casi 1,5 millones de electores). Ello provoca que en las cifras publicadas por los medios de comunicación y, curiosamente, por la web del Ministerio del Interior se comparen peras con manzanas, es decir, la tasa de participación del censo residente en 2011 con la tasa de participación del censo total de 2008. Este error distorsiona mucho las cosas porque la abstención en el censo CERA es muy elevada, casi un 70%. Una comparación más informativa sale de utilizar solo los censos residentes para 2011 y 2008. Sobre esta base la tasa de participación en la jornada pasada fue el 71,69% y en 2008 fue el 75,35%. Es decir, que la caída ha sido el 3,66%. Utilizando los modelos cuantitativos mencionados en el artículo de 2007, este descenso de la participación sería responsable de una caída de 2,2 puntos porcentuales en el voto al PSOE en el total de votos a candidaturas (es decir, excluyendo de los votos emitidos los nulos y los votos en blanco).

Examinemos ahora los efectos del voto a IU. Esta formación y sus equivalentes autonómicos obtuvieron un incremento de 0,71 millones de votos respecto a 2008, un 3,15% del total de votos a candidaturas. El modelo de la izquierda volátil estima una elasticidad unitaria respecto al voto al PSOE, es decir, que por cada punto porcentual que sube el voto a IU pierde el PSOE un punto porcentual y recíprocamente. Por tanto, el incremento del voto a IU explicaría una caída del 3,15% del voto al PSOE.

¿Cómo tratar el aumento de votos a UPyD? Este partido no había concurrido a elecciones generales en 2007, cuando se estimó el modelo de la izquierda volátil. Relativo a 2008 ha experimentado un incremento de 0,8 millones de votos, un 3,5% del voto total a candidaturas. No existe horizonte temporal para estimar empíricamente una elasticidad del voto a UPyD respecto al voto al PSOE, pero se debe suponer que la formación de Rosa Díez ha captado votos tanto del PSOE como del PP, pero muchos menos del último que del primero. Por ello me parece razonable suponer que la elasticidad podría estar en la zona del 0,8. Con este número el incremento de votos a UPyD explicaría una caída del voto al PSOE de un 2,8%. El aumento del voto nulo y en blanco también supone pérdida de votos para el PSOE. Entre ambos tipos de voto el aumento respecto a 2008 ha sido un 0,9% del voto total a candidaturas. Dado que el PSOE es el único partido relevante que pierde votos en términos netos, parece razonable atribuir este incremento de manera íntegra a exvotantes del PSOE.

El PSOE perdió el 20-N 4,3 millones de votos respecto a 2008. Perdió votos en todas las comunidades autónomas: 0,75 millones tanto en Cataluña como en Andalucía, 0,5 millones en Madrid, 0,4 millones en Valencia, 0,3 millones en Galicia... Estas pérdidas representan un 15,14% del voto total a candidaturas. A continuación, examino hasta qué punto el modelo de la izquierda volátil puede explicar esta caída tan pronunciada. Esto implica sumar los efectos del incremento de la abstención (2,2%), del incremento del voto a IU (3,5%) y del voto a UPyD (2,8%) y del voto nulo o en blanco (0,9%). La suma da el 9,4%. Quedan sin explicar 5,7 puntos. ¿Dónde han ido los votos que faltan? Obviamente, al PP y a CiU, y eso no lo explica el modelo de la izquierda volátil.

El PP ha obtenido 10,82 millones de votos, 0,56 millones más que en 2008, pero 0,47 millones menos que los que el PSOE obtuvo en 2008. En ese año los socialistas ganaron, pero sin mayoría absoluta. Los populares han obtenido mayoría absoluta, con menos votos que el PSOE en los anteriores comicios, por la gran fragmentación del voto de la izquierda y porque nuestro sistema electoral castiga severamente la fragmentación. Los votos al PP en 2011 representan el 44,6% del total de votos a candidaturas. Esta última cifra es solo una décima superior al 44,5% obtenido en las elecciones generales de 2000. En términos relativos al tamaño del censo, el PP ha vuelto a tocar su techo histórico, pero no lo ha superado de manera contundente.

CiU ha conseguido un aumento de 0,24 millones de votos relativo a 2008, un 1% del voto total a candidaturas. Las barreras ideológicas en el electorado catalán hacen suponer que la mayoría de los votos procede del ala más nacionalista del PSC. Este movimiento tampoco lo explica el modelo de la izquierda volátil

Examinados someramente algunos de los números del 20-N, llega el momento de extraer algunas conclusiones. En primer lugar, parece razonable suponer que en estas últimas elecciones ha habido más trasvase neto de votos del PSOE al PP que en ocasiones anteriores. Este trasvase podría ser muy similar al incremento total de votos que ha tenido el PP (0,56 millones). Esta cantidad es una proporción pequeña (el 13%) de los 4,3 millones que ha perdido el PSOE. Cabe señalar que, si ese trasvase no hubiese tenido lugar, es decir, si los populares hubiesen tenido 0,56 millones de votos menos y los socialistas 0,56 millones de votos más, el PP también hubiese ganado las elecciones del 20-N, aunque quizás sin mayoría absoluta. Esto me lleva a concluir que la izquierda volátil sigue siendo decisiva en España para desencadenar la alternancia en el poder. Esto, como escribí en 2007, nos sigue diferenciando de nuestros principales socios en la Unión Europea en los que los cambios de partido en el Gobierno los provocan los votantes centristas. Dicho esto, algo puede haber comenzado a cambiar en estas últimas elecciones: el número de votantes centristas -los que votan a veces al PSOE y a veces al PP- puede haber crecido de manera significativa. En el artículo de 2007 estimaba yo ese número en 0,6 millones y en 2011 podría haber crecido hasta rebasar el millón de electores. Sigue siendo una cantidad pequeña, pero de ser cierta mi suposición, debería tener consecuencias muy relevantes para la estrategia electoral de los dos partidos mayoritarios españoles. Esta estrategia la definía yo en 2007 como "el objetivo principal de una campaña electoral, de cualquier campaña electoral, en España debe ser para el PP que no vayan a votar los que le detestan y para el PSOE que acudan a las urnas los que le desprecian", lo que lleva al PP a centrarse en las campañas y al PSOE a radicalizarse. Si aumentan los votantes centristas, populares y socialistas deberán competir en alardes de centrismo.

César Molinas es socio fundador de la consultora Multa Paucis.

LO QUE RAJOY TIENE QUE HACER


Marco Schwartz nos recuerda lo que decía Rajoy desde la oposición y me trae a la memoria el constante ataque a Rubalcaba con aquello de “¿…y por qué no lo hizo usted?

El pasado mes de febrero, al referirse a ciertas medidas presupuestarias que acababa de anunciar Zapatero tras un encuentro con Angela Merkel, dijo Mariano Rajoy: “A mí, como español, no me gusta que desde fuera me digan lo que hay que hacer”. Ayer, la canciller alemana, dos agencias de calificación y varios periódicos influyentes en el establishment financiero internacional le dijeron al líder del PP lo que tiene que hacer, sin esperar siquiera a que asuma la presidencia del Gobierno. “Usted ha obtenido el mandato claro de su pueblo para decidir y aplicar rápidamente las reformas necesarias”, le transmitió Merkel en un telegrama de felicitación por su victoria electoral que, salvo ese párrafo imperativo, no pasa de ser una nota protocolaria tipo de felicitación. La agencia Fitch, por su parte, emplazó a Rajoy a “sorprender” a los inversores con un “ambicioso y radical programa de reformas estructurales y fiscales”. Que se sepa, el aludido no ha comparecido para expresar en público su patriótico rechazo a semejante injerencia. Podrá alegar que no interpreta esos mensajes como órdenes porque también es partidario de los ajustes que se le reclaman; pero ¿osaría enviar un telegrama perentorio como el antes citado al ganador de unas elecciones en Alemania o Francia? Por lo demás, alguien debería explicar a Merkel que su interpretación del resultado del 20-N es errónea. Rajoy no obtuvo el “mandato claro de su pueblo” para aplicar con rapidez las reformas. Lo que sucedió es que el PSOE perdió millones de votantes y se hundió en el abismo precisamente por entrar en el discurso único y socialmente injusto de los recortes.

lunes, 21 de noviembre de 2011

EXPOLIO NACIONAL O EXPOLIO FISCAL


Vicenç Navarro señala en este artículo que el gran déficit del gasto público social que tiene Cataluña no se debe primordialmente al déficit fiscal, sino al déficit social resultado que las aportaciones, tanto en el Estado central como en la Generalitat (que afectan el dinero que recibe la Generalitat) no se realiza equitativamente, sino que las rentas superiores y las rentas del capital no están contribuyendo como el resto de la población y las rentas del trabajo. Algunos de los partidos que utilizan más el argumento del déficit fiscal son los que apoyan políticas fiscales regresivas que crean este déficit social. Tanto el Estado central como la Generalitat tienen la capacidad fiscal para corregir esta situación.

Un dogma ampliamente promovido por el establishment catalán de sensibilidad nacionalista conservadora (reproducido por gran parte de los medios públicos de información de la Generalitat) es que el gran retraso del gasto público en Catalunya (Catalunya tiene el gasto público (incluyendo la social) más bajo de la UE-15 (el grupo de países más desarrollados de la UE) se debe al déficit fiscal, que algunos definen como “el expolio a Cataluña por parte de España”. Esto constantemente se reproduce en artículos, tertulias, conferencias y otros foros mal llamados debates. Los datos, en cambio, muestran que el gran retraso social de Cataluña no se debe primordialmente al expolio nacional, sino a otro tipo de expolio del que deliberadamente ese establishment no quiere ni oír hablar. Esta otra causa no aparece ni en los medios de mayor difusión, ni en las tertulias, ni en TV3 o Catalunya Ràdio.
Pero vayamos por partes y veamos primero si los datos confirman ver si este retraso se debe al déficit fiscal. Según las propias cifras provistas por el nuevo gobierno de la Generalitat, este déficit fiscal representa aproximadamente un 9% del PIB de Cataluña, lo que es un porcentaje muy elevado y que representa un resto de recursos disponibles para Cataluña. Ahora bien, según las cifras del mismo gobierno la aportación de Cataluña en España para pagar los gastos comunes, así como el correspondiente a la solidaridad con otras partes de España, debería ser alrededor del 4% del PIB. El déficit fiscal neto, por lo tanto, sería de 5 puntos del PIB (9-4). Esta es, entonces, la cifra real del déficit fiscal. Miremos ahora cuál es el déficit social de Catalunya.
Cataluña no es un país pobre. Al contrario, es más rico que el promedio de la Unión Europea de los quince (el PIB per cápita catalán es el 110% del PIB per cápita de la UE-15). En cambio, el gasto público social por habitante, que cubre todas las transferencias y servicios públicos del estado del bienestar catalán, tales como sanidad, educación, servicios de ayuda a las personas con dependencia, guarderías, vivienda social y otros, es el más bajo de la Unión Europea del quince, junto con España, y es sólo el 74% del promedio de la Unión Europea de los quince. Si en lugar de ser el 74% fuera el 110%, Cataluña se gastaría el 29% del PIB en gasto público social. Esto quiere decir que tenemos un déficit del 12% del PIB, ya que ahora se gasta el 17% del PIB y debería gastarse el 29% del PIB, según le corresponde por su nivel de riqueza. Este es el déficit de gasto público social de Cataluña. Entonces, si no tuviéramos el déficit fiscal (5% del PIB), cubriríamos menos de la mitad de este déficit social (que es el 12% del PIB), aquí está el problema. ¿A qué se debe este 7% de déficit? Y la respuesta es de aquello de lo que no se habla.
Cataluña está dividida en clases sociales. La mayoría de la población adulta trabaja. Pues bien, los catalanes que trabajan y están en nómina ya pagan en impuestos unos porcentajes similares a los que pagan sus homólogos en la Unión Europea del quince (es ligeramente inferior, pero no mucho más). En cambio, lo que pagan las grandes fortunas, las grandes empresas que ganan más de 150 millones de euros al año (que representan menos del 0.12% de todas las empresas) y la banca, es mucho menos que lo que pagan los sus homólogos en la Unión Europea de los 15. Y lo mismo pasa con el 3% superior de las rentas del país, que obtienen sus ingresos de las rentas del capital y no del trabajo. La diferencia entre la declaración de renta nominal y la real es enorme, porque el número de deducciones, oportunidades legales y otras ilegales de dejar de pagar impuestos, es muy grande en Cataluña y en España. Estos grupos no utilizan los servicios públicos del estado del bienestar (envían a sus hijos a las escuelas privadas y utilizan la sanidad privada) y el hecho de que no paguen al estado y a la Generalitat lo que deberían pagar, hace que el estado del bienestar de la mayoría de los catalanes esté muy poco desarrollado. Esto es lo que se solía denominar como expolio de clase, del que nadie ahora habla. La Generalitat tiene los medios para resolver estos temas, tanto a nivel de Cataluña como a nivel de España. En realidad, los impuestos del capital y de las rentas superiores han ido bajando y los gastos públicos, incluyendo las sociales, como sanidad y educación, han ido bajando. Y de esto tampoco se habla.
Las fuerzas nacionalistas, que debido al control que ejercen sobre los medios son hegemónicas en Cataluña, mueven las banderas para ocultar la enorme injusticia social, una situación en la que las clases populares (la clase trabajadora -término que casi no se utiliza en el lenguaje político y mediático del país- y la mayoría de las clases medias) no reciben los servicios públicos que se merecen debido a que las rentas del capital no pagan lo que deberían pagar y la burguesía, pequeña burguesía y clase media profesional de renta alta no contribuyen en la misma medida en que lo hacen sus homólogos del centro y el norte de Europa.
De hecho, Cataluña y España son los países con más desigualdades de renta. Según los últimos datos facilitados por la agencia de estadística de la Unión Europea, Eurostat, Cataluña y España son los países en que las rentas superiores se distancian más de las rentas medias y bajas.
Y ello es debido al escaso impacto redistributivo del Estado español y de la Generalitat de Cataluña, de nuevo, el menos redistributivo de la UE-15. Como consecuencia, el impacto redistributivo de las políticas públicas es mucho menor. El 24% de los catalanes serían pobres (el 60% de la media de renta del país) si no fuera por la existencia del Estado del Bienestar. Pero este porcentaje baja al 20% (sólo cuatro puntos de reducción cuando se incluye el Estado de Bienestar). En Suecia, pasa de 27% a 13%, 14 puntos de reducción.
De ahí viene la polarización del Estado del Bienestar. Cataluña está dividida. Por un lado, están las clases de rentas superiores y por el otro, todo lo demás. Los primeros y su establishment mediático e intelectual asumen erróneamente que el primer grupo representa a Cataluña, y sus intereses son los intereses de Cataluña. Pero los datos muestran que sus intereses no favorecen a la mayoría del pueblo catalán. Antes al contrario, se contraponen. Esto es la realidad oculta en el discurso conservador y liberal (de hecho neoliberal) que domina la cultura mediática y política del país.
Artículo publicado por Vicenç Navarro en el diario PÚBLIC, 13 de noviembre de 2011

RESPONSABLES


Es importante analizar  resultado electoral de ayer con el suficiente realismo para no equivocar el juicio.
Lo que me llama la atención en una primera mirada es que el PP con 560.000 votos más que en las elecciones de 2008 obtiene mayoría absoluta, mientras el PSOE pierde 4.315.000 respecto a las mismas. Izquierda Unida sube 711.000 votos y me pregunto si el precio que ha pagado la izquierda por esta subida no fue excesivo.
No  ha sido el crecimiento del PP lo que le ha dado la  mayoría absoluta. Es el desmoronamiento del voto socialista, Somos los votantes de izquierda los que, castigando al PSOE hemos dado el poder absoluto a la derecha y seremos responsables de lo que pueda suceder. Han entrado más grupos políticos en la Cámara pero no la han democratizado porque carecen de capacidad de decisión ante la mayoría absoluta del PP.
Es probable que una política neoliberal de Rajoy traiga como consecuencia la crispación en la calle, lo que no es conveniente para ayudarnos a salir de la crisis. E insisto en que no se puede responsabilizar a quien, aunque veladamente, dio pistas de lo que podría ser su programa. Debemos ser autocríticos porque estuvo en nuestras manos que no se produjera esta situación y lo está el que se reconduzca.  

domingo, 20 de noviembre de 2011

CONSUMATUM EST


Esa es la frase atribuida a Cristo en el momento de expirar en la cruz. Tres días después según creemos los cristianos, resucitó.
Presumo que la izquierda española tardará más de 3 días en resucitar pero resucitará, y mientras tanto hará una oposición responsable siguiendo su tradición. Responsabilidad que no ejercieron las huestes conservadoras.
Hace unos días que guardé el comentario de Ignacio Escolar que ahora reproduzco.

Cuando fallan los tecnócratas

Ahora que los mercados caen, que la prima de riesgo sube y que la crisis del euro continúa, ¿por qué no cambian al “tecnócrata” Mario Monti por un general de los de toda la vida? Perdonen la hipérbole, pero para exagerados los que pensaban que esta pesadilla se arreglaría con la salida de Berlusconi del Gobierno italiano. No ha sido así, como tampoco se solucionó con la dimisión de Papandreu o con la marcha atrás de ese referéndum griego que había encrespado a los mercados después del supuesto éxito de la última cumbre europea. Hoy es evidente que el enésimo plan de rescate es otro nuevo fracaso.
Ya no es una cuestión de dinero ni de recortes, sino de confianza. La UE ha puesto más de un billón de euros sobre la mesa, a través del enrevesado fondo de rescate, pero ni siquiera un cheque de doce ceros puede frenar el tsunami. Los mercados castigan a los países más débiles –como España– porque ya nadie se cree que Europa esté dispuesta a actuar como una verdadera unión, como una familia solidaria que respalde a sus miembros más apurados; entrampados dentro de una moneda común que les deja sin autonomía para salir solos del atolladero. El eurogrupo más bien parece el Dúo Dinámico, con Merkel y Sarkozy pensando en relanzar su carrera en solitario. La canciller alemana admite que Europa afronta “su hora más difícil desde la II Guerra Mundial”, pero se niega a utilizar el arma que nos sacaría de esta emboscada: el cañón Berta del BCE. El banco del euro es lo único que puede evitar que la quiebra de Italia (y España) se convierta en un Lehman Brothers al cuadrado. Pero sus balas las guarda Merkel bajo siete llaves. Lo lamentaremos todos, también Alemania.
Pobre Mariano Rajoy. La que le espera.