viernes, 25 de noviembre de 2011

ALBA


Esta anécdota familiar se la dedico a nuestra amiga y paisana Minervina con la intención de mitigar sus dolores de hernia discal.
Ocurrió mientras estábamos en casa de Paloma y Andrés durante la recuperación definitiva de Marilina. Sus dos hijas fueron para nosotros motivo de gran diversión. La segunda se llama Alba y acaba de cumplir 2 años. Candela cumplirá 4 el primero de diciembre. Así que Alba tiene que buscar su sitio y ¡vaya si lo encuentra! Si por algún motivo llora, basta ofrecerle comida para que se calle. Y digo comida en general porque el abanico de sus gustos van desde las anchoas al chocolate con churros pasando, claro está, por el arroz o los espaguetis. También le gusta tanto la carne como el pescado.
Uno de los días en que estábamos con ellos, Alba tuvo algo de tos y Paloma la llevo al pediatra que le recetó unos supositorios.
Y el problema llegó cuando Paloma intentó colocárselo porque Alba, muy enojada le dijo a su madre: ¡Por el culo nooooo! ¡Por la boca! 

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Andrés, gracias por la historia de Alba, jajaja. No se te olvide contársela cuando tenga algún añito más porque se va a reír tanto como lo habréis hecho su madre y vosotros dos al saberlo. Esto de la niñez no debería curarse nunca.
Un besazo grande a los abuelos de Alba. Minervina.

Mecha dijo...

Genial el comentario de Alba...ya da muestras de un "humor -inteligente' ...!!!
Felicito a sus padres y abuelos ,un abrazote familia !