sábado, 3 de diciembre de 2011

DESDE LA OTRA ORILLA


Termina 2011 con un profundo cambio político en España. El poder del Partido Popular se extiende desde las Comunidades Autonómicas al gobierno nacional. Es la decisión de la mayoría de mis conciudadanos, tomada en elecciones libres  y la asumo como no puede ser de otro modo.
Creo, por otra parte, que ha llegado el momento de exigir al partido que voté, una postura constructiva y democrática. Los intereses de la comunidad están siempre por encima de los partidarios y el PSOE tiene que demostrar con su comportamiento que subordina sus intereses a los del conjunto de españoles. No vale hacer la política de “cuanto peor, mejor”, como vino haciendo el PP durante los siete últimos años.
Quiero ver al PSOE haciendo una profunda autocrítica buscando la redifinición de su programa y mostrando a los ciudadanos de este país que todos los políticos no son iguales.
En una sociedad donde la pequeña y la gran corrupción invade desde el trabajo “sin IVA” del fontanero, hasta los “negocios” de algunos políticos o miembros de la familia Borbón es imprescindible que algún partido enarbole la bandera de la ética cívica y la ponga en práctica. Se impone que la conducta de los socialistas sea intachable. Su tarea debe ser no sólo la de encontrar las nuevas ideas-fuerza que inspiren su programa si no que deben resucitar conceptos arrumbados como el valor de la palabra dada, la  claridad en el lenguaje, la moderación en el gasto.
Es imprescindible, si aspiramos a gobernar de nuevo, que la ciudadanía compruebe que la Izquierda se guía por principios y la Derecha lo hace por intereses.      

1 comentario:

Anónimo dijo...

¡ No pides tú poco, Andrés! Por ese camino, sólo se llega a la frustración y asumo mi desesperanza. Lo que sí es cierto, y lo he pensado desde el primer momento, es que el Psoe colaborará con el partido en el poder y no harán lo que el actual partido en el poder hizo con el Psoe en momentos de dificultad. Siempre tienen suerte los mismos. No me extraña nada que no cambien. Minervina.