domingo, 11 de diciembre de 2011

EL VALLE


Dos personas, Maruja Torres periodista,  corresponsal de guerra y ganadora de premios literarios como el Nadal y el Planeta y Santos Juliá, Catedrático de Historia Social y Pensamiento Político, autor de diversos estudios sobre la materia, se acercan, desde diferentes ópticas, a lo que debería ser el destino del Valle de los Caídos y llegan a la misma conclusión aunque con técnicas diferentes.  

MARUJA TORRES

Posiblemente es cosa de la edad -algunas viejas nos volvemos muy radicales- pero tengo una solución perfecta para el Valle de los Caídos: volarlo. Dado que los caídos están bajo tierra, ¿qué mal habría en organizar una implosión controlada para que, en la superficie, los ángeles guerreros y exterminadores y las dolorosas mitad monje-mitad soldado se convirtieran en polvo?
He aquí algo a lo que podría dedicarse el ingenioso Gobierno saliente en sus horas libres, hasta que el presidente Mariano saque de la sombra a su gabinete y asuma el cargo, o viceversa. Una sana voladura pública dejaría, al menos, un buen recuerdo en gran parte de la población. Tendría que ser una cosa rápida y limpia, realizada a la luz del día, a ser posible en un día con mucha luz. Un mensaje claro a la población: aquí lo tenéis, décadas de oscurantismo y opresión, mareas de sufrimiento encarnadas en la más infame categoría del granito, a tomar por saco en un santiamén. De inmediato, y antes de la toma de posesión del entrante, se replantan árboles y arbustos y céspedes y flores a troche y moche, y se colocan lápidas a los seres queridos, eligiendo cada cual como buenamente pueda. No sea que lleguen los de Valencia y pidan una recalificación.
Sobre las tumbas de Franco y de José Antonio se disponen simples jaulas, con un par de carteles: "Nunca más" y "Prohibida la peregrinación y el culto a este par de pájaros. Nostálgicos, a la Almudena".
Si quieren que los españoles nos reconciliemos, que sea en un prado, y que sea después de haber pulverizado los símbolos del horror, y de haber dejado bien claro, para los tiempos venideros, quién lo produjo.
El Valle de los Caídos es una ofensa estética que encarna perfectamente la infamia de la que venimos.

SANTOS JULIÁ

El 25 de enero de 1942 realizó el general Franco una visita a la abadía benedictina de Montserrat. Allí, el abad mitrado, Antoni Maria Marcet, rodeado de obispos y superiores de órdenes religiosas, lo recibió como "instrumento de la Providencia", agradeciendo a sus ejércitos, victoriosos "contra la furia de sus enemigos", la devolución a los monjes de "sus templos y hogares y con ellos el ejercicio de los derechos de cristianos y españoles". Franco, entronizado en la basílica bajo palio y en loor de multitud, recordó la Cruzada y mostró su alegría por haber liberado "a España de las hordas rojas".
De nuevo bajo palio, de nuevo rodeado de cardenales, obispos y monjes, de nuevo en loor de multitud, el 1 de abril de 1959, Franco visitó otra abadía benedictina, recién construida en roca viva, bajo una cruz colosal erigida a la memoria de los caídos en la Cruzada. Allí, ante otro abad mitrado, Justo Pérez de Urgel, y su ilustre y nutrida audiencia, sentenció una vez más: "La anti-España fue vencida y derrotada".
Y ahora, tantas décadas después de tan gloriosas efemérides, una comisión de expertos propone a un gobierno en funciones, incapaz de resolver por sí mismo el futuro de aquel horror de monumento, que negocie con la Iglesia católica el traslado del cadáver del general allí enterrado, de manera que se proceda a "resignificar" todo el conjunto monumental como lugar de reconciliación y de memorias compartidas. Donde los fundadores erigieron un monumento a la gloria de los que dieron su vida por Dios y por España, los expertos, previo el obligado trabajo de resignificación, quieren fundar, "sin destruir ni cambiar nada", un Memorial a las víctimas de "los dos bandos".
¿Puede dotarse a una gigantesca cruz sobre una enorme basílica de un significado no ya distinto sino contrario a lo que en sí misma significa? ¿Cabe la "relectura" de un monumento extrayendo de él un sentido contrario al que se deriva de su texto en piedra? Los expertos dicen que sí, porque "como no son las piezas, los soportes, quienes poseen la fuerza comunicativa sino el relato que emana de su fundación, lo que procede es un discurso que desvele el significado global del proyecto".
O sea, las piezas y sus soportes, la colosal cruz y la basílica, son mudas, no dicen nada; lo que importa no es lo que en sí mismas significan, sino el relato que acompañó su fundación. Cambiemos, pues, de relato, y cambiará el significado del monumento.
No será "empresa fácil", escriben, y por eso proponen abordar esa resignificación del Valle "de una manera global", con una "actuación integral" que proporcione a los visitantes la relectura completa del conjunto monumental. Para lograrlo, los expertos sugieren la construcción de un Centro de Interpretación, situado a la entrada de la basílica, de la que se habrá retirado el cadáver del general Franco. El visitante, antes de entrar en lugar sagrado, habrá de tomar una especie de ducha laica, impartida en el Centro, de la que saldrá empapado de relectura y de resignificado. Y ¿quiénes serán los que impartan esa relectura, quiénes serán los muñidores de la resignificación? De eso nada se dice, pero es curioso que encarguen la tarea de resignificación a un centro oficial que necesariamente habrá de estar bajo control del Estado.
Dejando aparte discusiones teóricas sobre los límites de la interpretación y representación del pasado -ni aunque se arrepintieran todos los nazis se podría nunca reinterpretar Auschwitz como lugar de reconciliación- una cosa es clara en esta propuesta: los estragos que han provocado las amenidades posmodernas cuando reducen la realidad, pasada o presente, a mera construcción discursiva. Pues por mucha relectura y mucha resignificación que caiga sobre sus piedras, el Valle de los Caídos nunca será un monumento a la reconciliación ni un lugar de memorias compartidas. Es el monumento erigido al triunfo de la Nación Católica por un dictador, tras una devastadora guerra civil, resignificada, ella sí, como Cruzada en el relato mítico de los obispos. Eso fue en su origen, eso era a la muerte del dictador, eso es hoy, y eso será siempre que, bajo la sombra y el peso de la cruz, se mantenga en pie la abadía y no se derrumbe la basílica.
Hay, con todo, en el informe un motivo de esperanza para el futuro: el conjunto amenaza ruina y serán necesarios millones de euros para taponar las filtraciones de agua en la basílica y rehabilitar el deterioro de los grupos escultóricos. Dejemos, pues, que la madre naturaleza siga su curso y resignifique por sí sola como campos de soledad, mustio collado, todo el conjunto monumental. Abandonemos, con o sin Franco en su tumba, aquellos parajes a las nieves del invierno y a los soles del verano hasta que surja otro poeta que cante: "Este llano fue plaza, allí fue templo
Mira mármoles y arcos destrozados / mira estatuas soberbias que violenta / Némesis derribó, yacer tendidas / y ya en alto silencio sepultados / sus dueños celebrados..."
Nunca lucirá más hermoso que en sus ruinas el Valle de los Caídos.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

La verdad es que el tema es para tomárselo con el sentido del humor de Maruja Torres. Si se piden votos..... ahí va el mío. Minervina

atreyu dijo...

Por si se recalifica, como dice Maruja Torres, volarlo es una solución; aunque, los que lo edificaron, espero que ya hayan traspasado el momento, no sea que recuerden, la de vidas que allí se quedaron, y cuánto esfuerzo inútil.
Según Santos Julià, que el abad de Montserrat, considerara al General Franco, como Salvador de la Patria, me hace pensar que se vio en inferioridad de condiciones, por aquello del centralismo y la periferia...y una periferia dando en nacionalista.
De todas maneras visto el monumento, mejor lo eliminan y encima un jardín, y sus huéspedes "importantes" a un cementerio, que sólo son dos.