lunes, 12 de diciembre de 2011

LA ESPADA Y LA CRUZ


La época de los patriarcas transcurre desde la llegada de los primeros cristianos a Roma hasta el siglo VI después de Cristo.
Siguiendo el mandato de Jesús de Nazaret, los cristianos organizan en Roma una red de comedores públicos que requerían una jerarquía de trabajadores para poder manejarlos. Estos trabajadores tenían que saber leer y escribir y así eran entrenados. La habilidad de leer y escribir también los cualificaba para puestos en la burocracia del gobierno. Así lograron infiltrarse en la administración del Imperio.
Cuando Constantino llega al trono, declara al cristianismo como doctrina oficial del Imperio y normaliza las creencias cristianas. Se seleccionaron aquellos escritos que hoy forman parte de la Iglesia  y los que no, fueron destruidos y declarados heréticos. Es un hecho histórico el nacimiento de la interrelación entre el poder civil y el religioso apoyándose mutuamente. El asceticismo se asienta en la filosofía cristiana, sellando así un futuro de actitudes negativas hacia la sexualidad que durará hasta el presente.
Desde el Siglo III al VIII, migraciones masivas de pueblos denominados bárbaros por el Imperio romano (la mayor pueblos germánicos, aunque hubo otros), llegaron a invadir grandes extensiones del Imperio romano, ocupándolas violentamente y fueron la causa directa de la caída del Imperio Romano de Occidente. La influencia de estos pueblos en el ámbito cultural y religioso fue mínima dado el mayor nivel cultural de los pueblos conquistados. La evolución del latín siguió conformando las lenguas románicas y los documentos del pasado se conservaron en los monasterios alejados de los núcleos urbanos.
Los invasores “bárbaros” van asimilando la superior cultura de los invadidos y con ella su religión. Podíamos decir que el fenómeno es similar al producido con los emigrantes  judíos hacia el Imperio Romano en el que se fundieron aunque conservando su religión que, modificada, llegó a ser la del Imperio.
En el siglo XII aparece una figura clave en el pensamiento de entonces cuya influencia perdura: un monje cuyo pensamiento, con una enorme influencia  aristotélica, forman parte del dogma cristiano sobre la sexualidad. Esta figura fue Tomás de Aquino. Para hacernos una idea de su ontología, en uno de sus ensayos propuso que la virtud más alta a la cual se puede aspirar es la virginidad. En otro ensayo, Aquino propone y acuña la idea del "pecado contra-natura", que se refiere en su totalidad a actos sexuales cuyo fin no es la procreación sino a la satisfacción de deseos lujuriosos. Me alucina pensar que Aquino limitase la función del sexo a la procreación y olvidara o desconociera la profunda intercomunicación de su lenguaje. Aquino afirma la negatividad de la sexualidad y lo convierte en dogma oficial de la Iglesia Cristiana. Prueba de la persistencia del influjo de Aquino en la Iglesia Romana, es que León XIII lo nombra patrono de todos los centros de educación del Mundo en 1880.
En cualquier caso, la sociedad europea pasó por actitudes muy dispares durante aquellos siglos. A veces la sociedad era permisiva y otras muy punitiva, siendo difícil el poder relacionar las variables sociales causantes de tales cambios.
Dejaré para la próxima entrada lo que supuso Lutero y la Reforma en la valoración del sexo.

5 comentarios:

atreyu dijo...

Yo no sé, si la naturaleza y la evolución, por un lado; Dios por otro lado, eso según creencias de cada quien; han dotado a los seres vivos de órganos capaces para reproducirse.
Al mismo tiempo, los mamíferos vienen provistos de un instinto reproductor, que les induce, a llevar a cabo esta función vital, añadiendo además, la de nutricíón y cuidado de las crías.
Llegamos pues, a los seres humanos, en la que sabiendo que la crianza y educación de los hijos es más difícil y complicada, la naturaleza y la evolución, o Dios según las creencias, han dotado a los humanos de ciertas ventajas sobre el resto de los seres: el acto sexual, no viene por temporadas, sino elegido, para reproducirse y para comunicarse, para demostrarse cariño, amor, o porque es simplemente divertido; pero, todos, sin discriminar por estado civil.

Ventolin dijo...

Querida Julia, yo distinguiría acto sexual de coito. En segundo lugar pienso que la ventaja de los humanos es que no hay relacion ineludible entre ooito y reproducción. El sexo, desde mi punto de vista es un lenguaje que solo se entiende si hay una excelente relación entre quienes lo "hablan"

atreyu dijo...

Son sinónimos, ¿verdad?

Ventolin dijo...

No lo veo como sinónimos. Pienso que La relación sexual, es el conjunto de comportamientos eróticos que realizan dos o más seres, y que generalmente suele incluir uno o varios coitos mientras que el coito es la cópula entre dos individuos. En los seres humanos el coito forma parte de la relación sexual y puede o no tener como objetivo la fecundación.
Una violación por ejemplo es un coito pero no la definiría con una relación sexual.

atreyu dijo...

Vale, yo lo veía distinto.
Violación, no tiene el mismo significado que los otros dos.
¡Gracias!